Publicado el Deja un comentario

ALIMENTACIÓN DEL GATO : A mi dame lo de siempre

alimentacion gatos- objetivo emoción

Que los gatos son especialitos a la hora de comer no es ninguna cosa nueva. Sé que hay gatos por el mundo que son unos intrépidos de la innovación culinaria y se lanzan tras cualquier cosa que su esclavo humano esté comiendo para reclamar su trocito correspondiente (al fin y al cabo lo que está en su casa automáticamente pasa a ser suyo ¿no?), pero la mayoría de ellos tendrán que pasar mucho, mucho, mucho tiempo examinando esa cosa nueva tan rara que has dejado en su comedero (sí, un trozo de pechuga de pavo) y al final pasarán de comérsela…

 

¿Tiene esto alguna explicación razonable?

¿O es que nada en el mundo felino es razonable? ¿Pueden resistirse a ese olor mucho más agradable que el de su pienso y no comer nuestras delicias cocinadas para ellos con el mayor de nuestro cariño? Sí, pueden. Y sí, tiene una explicación… aunque vosotros juzgaréis si es razonable…

Resulta que los gatos a partir de cierta edad (recordad el final del periodo de socialización) empiezan a manifestar lo que se conoce como neofobia alimentaria y que es ni más ni menos que una fobia a las comidas nuevas; olores y sabores nuevos no parecen algo que pueda llevarse a la boca. Más vale malo conocido que bueno por conocer.

Los gatos son bastante más exquisitos que los perros a la hora de comer, y diréis “no hace falta que lo jures…”. Lo sé. Pero es que los gatos son de comer pequeñas cantidades varias veces al día. Imaginad una especie acostumbrada a comerse un ratón inmediatamente después de cazarlo y cuando vuelven a tener hambre…pues cazan otro. Los perros sin embargo se apañan con lo que hay, cazan una pieza grande, se dan un festín y cuando no pueden más guardan lo demás para luego…

¡Eso es una aberración para los felinos! ¿Ellos comiendo algo que empiece remotamente a oler a pasado o podrido? ¡Pues no tienen ellos clase ni nada!

 

Comer de todo

Desde pequeñitos mami les enseña lo que se come, a qué sabe y a qué huele. Durante los primeros meses de vida del gatito estamos a tiempo de acostumbrarle a una dieta más variada, pero luego ya… pobres de nosotros. Nos miran con desprecio cuando les ofrecemos manjares.

Será porque probablemente piensan que intentamos envenenarles, porque esto de la neofobia alimentaria no es más que una estrategia para evitar alimentos que puedan sentarles mal. Y si lo pensáis bien a nosotros los humanos también nos pasa… a veces si las cosas no saben como las que hacía nuestra mamá o nuestra abuela cuando éramos peques, ya no nos molan tanto ¿verdad?

 

Anorexia por cambios de alimentación

Y todo esto de la neofobia alimentaria de los gatos no os lo cuento para demostrar lo caprichosos que son estos mininos (que lo son…) si no para haceros conscientes de un problema real y muy preocupante en nuestros queridos amos felinos: la anorexia por cambios en la alimentación.

Seguro que muchas veces habéis oído decir a algún dueño de perro “si no se come el pienso ahí lo tendrá hasta que se lo coma, ya verás como después de tres días se lo come sin rechistar”. Un gato jamás, jamás, jamás puede ser tratado así. A veces nos enfadamos y pensamos que lo hace por capricho, para fastidiarnos “pues ya comerás cuando tengas hambre”. NO.

El gato no comerá ni aunque tenga hambre si lo que le ofrecemos es desconocido o no le gusta. Y es capaz de morirse de hambre. Os lo aseguro. Además es muy importante que los gatos coman, pocos días sin comer pueden ser fatales para un gato. Así que si el gato no come busca lo que más le guste en el mundo…pero que coma.

 

¿Quiero decir con esto que no podáis ofrecerles cambios en la alimentación a vuestro gato?

Claro que no se trata de eso. Podemos introducir un pienso nuevo, nuevos alimentos, premios para gatos… pero siempre poco a poco. En especial si pensáis cambiar de pienso hacedlo siempre mezclando un poquito del nuevo con el viejo durante varios días y controlando si se lo come, y luego poco a poco aumentando la cantidad del nuevo. Y a veces no va a haber manera de que lo coma. Pues oye, cada uno con sus gustos. Os recuerdo que a los gatos no les gustan los cambios.

Si tenéis un gato de esos que todo les pirra y nada les estresa disfrutadlo, son difíciles de encontrar. Para los demás, siempre que podáis intentad acostumbrar a los gatitos a los cambios en alimentación, si están acostumbrados a variedad de comida nos será un drama cuando no encontremos su marca favorita.

 

¡Bon appétite!

Para cualquier comentario, duda o consulta seguimos aquí para vosotras


MARÍA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre la protección de tus datos :

Objetivo emoción te informa que los datos de carácter personal que me rellenes en este formulario serán tratados por mí Noelia Pascual Pascual  como responsable de esta web con la finalidad de gestionar y moderar comentarios. Por eso necesito tu consentimiento.  Objetivo emoción te informa que los datos de carácter personal que me rellenes en este formulario serán tratados por mí Noelia Pascual como responsable de esta web y que serán alojados en el hosting Factoria digital). En cualquier momento podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión en la dirección info@objetivoemocion.com Puedes consultar la información detallada sobre la Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad

 

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.