Publicado el Deja un comentario

Cómo ser madre (en estos tiempos) y no morir en el intento

ser mama y no morir en el intento

Todavía recuerdo cuando era “la madre perfecta”. ¡Eso fue antes de tener hijos! Siempre que veía alguna escena que me llamaba la atención con niños, me preguntaba cómo es posible que eduquen así a los niños… ¿Por qué no consigue que le obedezca? ¿Por qué criamos niños tan caprichosos?Yo obedecía y no me comportaba así de pequeña.

En definitiva juzgaba inconscientemente a mamis por una escena puntual y sin ningún tipo de información sobre su vida, su día, su nivel de estrés…Madre mía cuánto he cambiado desde aquellas reflexiones… Y menos mal

 

De 0 a 3 niños en 15 meses ¡Horror!

Le pongo en situación, entré en el mundo de la maternidad por una de las puertas grandes que existen.

Pase de cero a tres niños en 15 meses, casi nada para una persona que no le había dado muchas vueltas a esto de convertirse en mami.De hecho si me hubiesen dejado ver esta escena de mama de 3 peques en 15 meses, casi seguro que hubiese salido corriendo…

El caso es que mi primer año de maternidad de mellizos fue una experiencia maravillosa, rebosaba amor por todas las células de mi cuerpo, un amor desconocido para mí hasta ese momento. También es cierto que estaba muy cansada porque me levantaba como 8 veces a darles pecho hasta que aprendí a darles el pecho a la vez y reduce la tomas a la mitad.

Pase de derramar amor al estrés más absoluto porque cuando mis mellizos tenían 15 meses llego mi tercer bebé.

Aquí mi mundo se derrumbó, era imposible atender  y satisfacer las necesidades de mis 3 bebés.Mi sensación de incompetente me acompañó durante bastante tiempo, era completamente imposible salir a la calle (durante más de 4 meses no pude salir sola a la calle).

Yo misma me pisoteaba, me empequeñecía y me machacaba viéndome y creyéndome totalmente incapaz de cuidar a 3 y siempre rondaba por mi cabeza “tengo 2 brazos, 2 manos y 2 tetas…. Pero 3 no.

Estaba obsesionada con no poder prestarles la atención a cada uno que me hubiese gustado porque si por algún casual tenía algún pensamiento fugaz de ser mamá siempre me decía a mí misma “no sé si tendré hijos, pero si algún día tengo sin duda les voy a dar toda la atención del mundo”.

Vivimos un tiempo en modo supervivencia y como todo en la vida esto también pasó y me dejó grandes aprendizajes…, de hecho ha sido mi mayor bendición.

“Los niños traducen el amor de sus padres en función de la atención que reciban de ellos. De hecho si veo que mis padres ponen más atención al trabajo, a limpiar la casa, a su móvil, a sus hobby, yo como niño sentiré que no soy importante para él, porque no me pone en primer lugar y esa emoción irá impregnando mi cuerpo sin darme cuenta”

Esta es la percepción de los niños que no tiene por qué ser la realidad.La mayoría de los padres amamos a nuestros hijos con locura, aunque a veces mandemos mensajes contradictorios o no sepamos demostrárselo porque no nos han enseñado .

 

Emociones

Aquí entran en juego las emociones.En esta sociedad que vivimos, las emociones son las grandes desconocidas, cuando deberían ser lo más importante del mundo. Lo primero que deberíamos enseñar a nuestros hijos es a sentir y a nombrar sus emociones.

Mejor dicho, los niños lo que mejor saben hacer es sentir, es vivir en el presente, expresar sus emociones y estar conectados con su cuerpo,  a medida que van creciendo se desconectan de esta maravilla de la conexión, y dejan de mirar hacia dentro y empezamos a mirar hacia fuera.

Empiezo a poner el foco en cómo conseguir atención y mirada, primero de mi familia y luego en el mundo. Es una manera  incorrecta porque empezaré a comportarme como quiere mi familia, mis amigos o mis compañeros, porque en realidad, lo que quiero es que la gente me acepte y me quiera y muchas veces empieza con un simple:

“No seas malo que así no te quiero”“No llores que te pones muy feo”

Los padres, muchas veces vivimos de manera inconsciente, y simplemente educamos como nos han educado, al igual que educaron nuestros abuelos a nuestros padres y así sucesivamente.

En ningún momento nos hemos planteado que todo esto empieza a sembrar secuelas en mí, en mi autoestima y que más delante de adulto seguirán ahí a no ser que me duela lo suficiente y me entre ganas de cambiarlo.

 

Para enseñarles a nuestros hijos a gestionar sus emociones, primero hemos de aprenderlas nosotros. Las emociones no son ni buenas ni malas, simplemente son y si estamos atentos nos dan mucha información sobre nosotros

 

Cuando yo estoy conectado con mi ser, puedo entender perfectamente en que lenguaje me habla mi cuerpo.
De hecho cuando somos niños estamos megaconectados a nuestro sentir, es a medida que vamos creciendo que vamos bloqueando las emociones porque la sociedad no permite ciertos comportamientos, porque si me comporto de una manera en concreto tantos mis padres y las demás personas me van a penalizar y me van a retirar la mirada y eso me hace sufrir.

Por lo tanto empiezo a bloquear mis sentimientos y dejo de sentir y me desconecto de mi ser de mi esencia de lo que yo soy y de lo que he venido a hacer a este mundo.

 

Pase lo que pase, tú puedes elegir cómo sentirte

Como he dicho antes,  todavía me faltaban grandes cosas por aprender, por perdonarme y por hacerme responsable 100 % de mi propia vida y la vida me envió a 3 bebes en 15 meses y me dijo a ver cómo te las campaneas, a ver si eres capaz de prestarle toda la atención que quieres a cada hijo.Y este fue mi punto de quiebra y aprendí  que pase lo que pase, aunque vivas la circunstancia que sea, tú puedes elegir como sentirte.

A veces resulta imposible entender esto en las familias, por eso te recomiendo el libro del psiquiatra Viktor E. Frankl “El hombre en busca de sentido” fue prisionero en un campo de concentración durante mucho tiempo y experimentó una experiencia desnuda. Él lo perdió todo, vio destruir todo lo que valía la pena, padeció hambre, frío, brutalidades, estuvo muchas veces a punto del exterminio… ¿Cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla?

En su libro habla de la capacidad humana de trascender sus dificultades y descubrir la verdad conveniente y orientadora.

A sus pacientes con múltiples padecimientos suele preguntarles ¿Por qué no se suicida usted? Y descubre lo que a cada uno le ata a la vida, a unos los hijos, a otros los padres, a otros su propósito.

Yo cada día elijo ser feliz, he aprendido que nadie tiene poder sobre mí excepto lo que yo permito.Para mí, lo más importante es “cuidarme para cuidar” porque no puedes darle a  los demás nada que no lleves dentro. 

¿Cómo?¿Qué quieres decir?

Si tú tienes agobio, depresión, estrés, ansiedad, eso es lo que vas a dar a los demás porque tu vibración es esa.En cambio si tú te llena de amor, de paciencia, de respeto,  eso es lo que darás a los demás porque es lo que hay en tu interior. De hecho lo que vemos en el exterior de las personas (su energía, su luz, su amor, su rabia, su enfado, su culpa…) es lo que llevamos por dentro.

Y tú no puedes dar nada a nadie que no tienes.

 

De ahí uno de mis grandes aprendizajes fue que el poder y la magia están dentro y que cuando tú trabajas en ti, da igual tus circunstancias, da igual lo que ocurra que nadie va a tener poder sobre ti, que tú eliges cómo quieres vivir

 

Cuando decido volverme responsable, despierto y soy consciente de que me he pasado gran parte de mi vida en piloto automático, dejándome llevar por mis creencias, por el hacer, por el no sentir, por el bloquear mis emociones, por las prisas, por la sociedad, por el que dirán y por un montón de razones más y decides no volver a dejar que tu programación te siga llevando de aquí para allá y decides SENTIR, tu vida cambia.

Cuando digo sentir me refiero a vivir mis emociones tal cual vienen, da igual que sean emociones de rabia, de miedo, de alegría, de tristeza… Da igual porque cuando yo le abro la puerta a las emociones, tal como entran, las saludo por su nombre y se van. Y cuando aprendes a SENTIR, te das cuentas que puedes elegir, y cuando eliges cosas diferentes, cambias.

 

Sé el cambio que quieres ver en tu hogar.

Tus hijos seguirán tu ejemplo, no tus consejos.

 

 


 

EXPERTA INVITADA: Manuela Melgar Hidalgo

Fundadora de “Mamás con Alma” y autora del método “Reiníciate como Mamá y Nutrición con Amor”. Especializada en Inteligencia Emocional para familias. Máster PNL. Máster de emprendedores.

Canal de Youtube: “Mamás con Alma”

Facebook: https://www.facebook.com/mamasconalma

Instagram: @mamasconalma

 

Publicado el Deja un comentario

Cómo hablar con un adolescente sin discutir (y que te escuche)

Cuando se habla de la adolescencia muchas veces parece que hablamos de seres de otra galaxia y es que en muchos casos es así como se sienten por cómo los tratamos.

Y es que la adolescencia…¡no es fácil! Sino piensa en la tuya: los cambios hormonales hacen que tengas un humor diferente cada día, las relaciones personales se complican y en general, se produce la llamada “búsqueda de la identidad”, es decir, responder a la pregunta de quién eres. Si a eso le añadimos que pasas de tener 4 responsabilidades a tener unas cuantas más ya que “ya eres mayor para…”

¿Recuerdas esa frase que te decían tus padres? A mi todavía me chirría.

Bueno pues si a todo eso le añadimos unos padres con lo que implica esa etapa, los asuntos de la edad, la sobreresponsabilidad de algunos y la escasez de ella en otros y la gestión emocional que mucha veces se va por la ventana, tenemos una perfecta mezcla explosiva.

Por ello, con este post te daré algunas claves para que la comunicación con tu hijo/a adolescente mejore.

¡Vamos allá!

 

Adolescentes vs padres: una comunicación positiva es posible

Cuando hablamos de comunicación nos solemos centrar en el mensaje pero olvidamos el componente emocional cuando las emociones son parte de nosotras/os. Y ahí está la clave y dónde vamos a poner el foco, en las emociones que suscitan ciertas cosas:

? Puntualizar

Nuestra intención es indicar que es lo que se debe hacer y lo que no esperando que el menor lo haga, ¿problema? Que genera un deseo enorme de querer transgredir las reglas.

Si algo destaca la adolescencia es la rebeldía y es que el adolescente quiere decidir cómo es el mundo, no como nosotros y nosotras lo vemos.

Esto también pasa cuando sermoneamos a los menores, de nuevo creemos que nuestra verdad es “la única”. En esa etapa no buscan una verdad única, buscan la suya.

?Recriminar

Básicamente lo que se hace al recriminar es generar la emoción de la culpa en el menor.

Cuando no genera esta emoción se produce rabia y rechazo y ambas, anulan la culpa. Además de que aparece un deseo de escaparse o de atacar. Recuerda que le estás acusando y por lo general…atacamos.

?Victimismo

Más que una forma comunicativa es un rol, un papel. Cuando los padres entran en este rol lo que tratan es de influenciar al adolescente a que corrija aquellos comportamientos que le han generado malestar en la familia.

¡Cuidado! Tu hija o hijo puede tomar el otro rol, el de verdugo y si me permites darte otro consejo…una víctima siempre busca un verdugo y un verdugo, una víctima.

?Frases del tipo “te lo dije” o “déjalo, ya lo hago yo”

Estoy seguuuura de que te acabas de acordar de algún momento así con tus padres y no de adolescente sino de adulto porque los padres, siguen diciendo ese tipo de frases.

Cuando le decimos a alguien “te lo dije” no solo le recordamos que se ha equivocado porque no nos ha hecho caso, sino porque genera la sensación de que no le hemos escuchado o no e hemos dado importancia a su opinión.

En cambio cuando le decimos “déjalo, ya lo hago yo”, a nivel emocional se recibe el mensaje “déjame que tu no eres capaz”.

?Reprochar

El efecto que produce en el menor es de insatisfacción y de sentimiento de incapacidad de conseguir los objetivos adecuados, genera mucha inseguridad.

Con todo ello, no significa que no puedes volver a utilizar esas fórmulas a la hora de comunicarte con tu hija o tu hijo sino que entiendas por qué cuando lo haces genera lo que genera en él o ella. Eso es lo que llamamos empatizar:

Nosotras/os no podemos negar su realidad pero si podemos ayudarles a descubrir otro modo de verla, de esa forma se sentirán entendidas y acompañados.

 

Hablar de las emociones (las suyas y las nuestras) 

No quiero terminar este post sin darte este último consejo: hablale de tus emociones. Poner nombre a lo que sentimos, explicar en primera persona si estamos contentos, enfadadas o emocionados así como quécosas nos hacen sentir bien y mal permitirá no solo que te sientas mejor sino que ellos tomen ejemplo y sean capaces de comunicarnos como se sienten.

Recuerda, eres REFERENTE y generas ADMIRACIÓN, aunque todavía no te lo creas.

 

 Tengo un juego para ti y tu familia, para que comencéis a compartir vuestras emociones. Se llama el juego de la rosa y la espina: cada miembro de la familia debe explicar, por ejemplo aprovechando la cena, cuál ha sido su rosa (el momento más agradable del día) y su espina (el momento menos agradable).

 

Este juego permite escuchar y compartir experiencias emocionales en familia, que pueden ser muy enriquecedoras para todos/as y que podrían pasar inadvertidas sino se pusieran en común.

Y recuerda, confía en ti.

 

 

Trabajo Social | Coach | Formación

www.blancarico.com

Publicado el 2 comentarios

[TIPS] Cómo hacerle frente al agotamiento emocional

Sabes que 3 de cada 4 mujeres sufren carga mental y el 91% de las mujeres no solo ejecutan las tareas sino que además las planifican.

Tenías puestas muchas esperanzas en lo que el verano y las vacaciones iban hacer por ti, pero el caso es que ha vuelto la rutina, sigues agotada y hasta el moño de casi todo lo que te rodea, pero ¿por qué? te estarás preguntando, y lo más importante ¿cuánto tiempo puedes seguir así?

 

 

¿Qué es el agotamiento emocional?

Por eso hoy quiero hablarte sobre el agotamiento emocional que tan a menudo sufrimos las mujeres y que tiene un nombre bonito y bien merecido porque nosotras y nuestro estrés lo valemos y es el : “Sindrome de la mujer agotada” (lee el artículo para que sepas si tú también eres una mujer agotada)  con su carga mental asociada y con qué herramientas-armas puedes hacerle frente para deshacerte de él. 

 

Duermes y sigues mal, descansas y sigues mal, te vas de vacaciones dos meses y sigues mal, porque el agotamiento que tu tienes tiene que ver más con la cabeza, las emociones, la carga mental  y tu insatisfacción general que realmente con un problema de descanso (que también puede ser porque es muy normal que una mujer agotada sufra insomnio, si es tu caso pincha AQUÍ  que tengo algo para ti  )

 

El caso es que no solo estás cansada sino también estresada, angustiada y a ratos deprimida con tu vida. Poco a poco y sin darte cuenta te has ido consumiendo en una espiral de demandas externas e internas que te han dejado como una piltrafilla, resignada a vivir una vida que no buscabas y sin tener ni idea de qué hacer o cómo encontrar una solución.

 

¡Estás agotada! Tienes ganas de mandar todo a freír espárragos, pero…… no puedes…. porque eso no va contigo.

Resumiendo ¿Qué hace que tu vida sea estresante hasta el agotamiento emocional?

 

  • La casa…la pareja….los hijos….el trabajo….las hipotecas…los animales……Suma y sigue ¡Buff!
  • agotamiento emocional-objetivo emocionVida rutinaria….levantarse, desayuno, vestir niños, sacar al perro, niños al cole, trabajo, problemas, compra, limpia, recoge a los niños, aguanta la cara de seta de tu marido que hoy no ha tenido un buen día……etc    ¡Terriblemente agobiante!
  • Intentar conciliar la vida fuera y dentro de casa 
  • Exceso de responsabilidades y de carga mental (poca o nula ayuda)
  • Verse soprepasada por las exigencias del día a día y las cosas pendientes de las que encargarte (carga mental)
  • Un ambiente no predecible con muchos cambios ( si eres madre ya sabrás lo impredecible que es la vida con niños).Situaciones que escapan de tu control, que no dependen de ti y que te hacen sentir indefensa
  • Ver que quieres llegar a todo, pero no lo haces ni de lejos ( esto en concreto agota mucho …..)
  • Problemas de pareja, discusiones…..
  • Necesidades personales no cubiertas. Demasiadas exigencias y poco disfrute

 

 

La culpa. Si lo tengo todo ¿porqué me siento mal? 

El agotamiento emocional es un verdugo silencioso que te acaba cortando la cabeza en pequeñas dosis y sin que te des cuenta.

Muchas mujeres se sienten culpables, desagradecidas, por no ser felices con todo lo que tienen, deberían estar dando gracias por haberse podido permitir unas vacaciones en verano, tener unos hijos sanos, un buen puesto de trabajo al que volver , una casa recién comprada, una pareja esperando en casa…… pero el caso es que aún teniendo todo esto se sienten vacías, solas, cansadas, estresadas y agotadas con solo pensar en todo lo que les viene encima cada día.

¡No pueden más!

 

 

¿Qué puedo hacer para no sentirme tan agotada? Armas 

Y yo digo : ¡Muerte a la rutina!¡Muerte a las listas interminables de tareas pendientes por hacer!¡Muerte a esa parte interna que te hace encargarte de todo sin pedir ayuda!¡Muerte al “ya pasará””ya descansaré””qué voy hacer, es lo que hay.”!¡Muerte a una vida insatisfecha de resignación total!

Aunque no lo creas  puedes hacer muchas cosas para hacer frente a el odioso agotamiento emocional. Y no te pienses que son cosas complicadas, ni caras…… nada de eso, a veces lo más simple es lo que mejor funciona, pero eso sí es necesario que salgas de la zona cómoda- rutinaria-segura  de las obligaciones y que empieces a aplicar algún cambio en tu vida sino quieres que el agotamiento te coja la delantera y acabar con algún problema de salud físico o emocional serio.

 

  • TERAPIAS NATURALES : Ayudarte de las terapias naturales como las flores de bach 
  • VIDA SANA : Descanso, relax, comida sana, vida de campo ( aunque sea un paseo por un camino con árboles)…..eliminar hábitos tóxicos que te contaminan 
  • DECIR NO : Aprender a decir NO a las exigencias de los que te rodean, sin sentirte  fatal por hacerlo. No eres una bruja odiosa por pensar en ti, o en tus necesidades, eso es lo que hace cualquier persona adulta responsable de si misma.  ¿Conoces el Reto aprende a decir no sin sentirte culpable?( 5 clases en vídeo)
  • REUNIONES CON AMIGAS : Reuniones  presenciales con amigas para  desahogarte (o quejarte según se mire), un clásico infravalorado  que siempre funciona y que con la llegada del whtasapp y las redes sociales estamos dejando de lado ¡Vuelve a ello!
  • STOP MAL ROLLO: Toma distancia de las broncas absurdas, de los chantajes emocionales o de personas tóxicas que te roban la energía. Haz como la tortuga, antes de comenzar una batalla que siempre pierdes, mete la cabeza dentro del caparazón y sigue centrada en tus cosas. 
  • ENCIENDE LA CHISPA EN TU VIDA: Con lo que sea, piensa en algo que te pueda motivar, que no valga dinero (que suele ser lo que más vale) pero que te pueda hacer echar unas risas, recuperar la motivación o la ilusión como si fueses una niña ¿ saltar en una cama elástica?¿Correr con la bici?¿ Saltarte una cita coger una manta, un bocata y hacer un picnic improvisado? 

 

 

Espero que te sirva de gran ayuda, y si hay algo que a ti te funciona cuéntanoslo aquí abajo  en los comentarios que seguro que nos viene de maravilla ¡Toda ayuda es poca!

 

Un abrazo Noelia

Publicado el 13 comentarios

Diferencias entre una madre tóxica y una madre real (que no perfecta)

MADRE TOXICA- MADRE REAL- OBJETIVO EMOCION

Tras la publicación del artículo de cómo es una madre tóxica, me he dado cuenta que hay mucha confusión entre lo que es una madre tóxica, que crea un vínculo- relación tóxica con sus hijos y una madre real( que no perfecta) una madre normal y corriente.

Y quiero desarrollar bien el tema para que entiendas claro como el agua la diferencia y no te confundas

(Puedes leer el artículo o ? escucharlo tranquilamente pinchando aquí abajo⬇️ mientras conduces, paseas o planchas la odiosa montaña de ropa)

 

Idealización maternal. ¿Por qué nos exigimos tanto? 

Como ya te he comentado en otra ocasiones el papel de la madre esta idealizado en esta sociedad, y está tan alto tan alto, que para lo bueno o lo malo es la madre la que se lleva todos los méritos, que el niño no come, la madre que le consiente, que va mal vestido “mira como lo lleva como si fuese un gitano”, que monta una pataleta  “claro como ella no trabaja lo consiente, mano dura y guardería es lo que necesita ese malcriado”, que el niño se olvida de hacer los deberes “la madre que está más fuera de casa que dentro”.

Casi todo en la crianza es aún responsabilidad de la madre, muy injusto.

 

Se exige a la mujer que es madre que cumpla un papel de  super madre todopoderosa omnipotente y omnipresente en un trabajo  a tiempo completo, 7 días  a la semana, 365 días al año para ser“una buena madre”. Un trabajo, no remunerado, poco o nada valorado y que te lleva al borde del agotamiento físico, mental y emocional intentando ser mujeres perfectas (y sin pedir ayuda) .

 

Un trabajo tan encasillado a lo largo de los años como “algo sencillo” ( menospreciado por los hombres que eran los que mandaban ) que nos hemos creído que ser madre, trabajar, llevar la casa  nosotras solas debe ser algo fácil y sin complicaciones.

Y después de todo esto que tienes cargado a las espaldas, encima ponte guapa, estate delgada, ten la casa limpia, cumple con el trabajo, prepara eventos familiares  y sonríe que sino te dirán que vas de  víctima, que te quejas de vicio, por algo que han pasado todas las mujeres de tu árbol genealógico.

 

Ser una madre perfecta (en apariencia)

Déjame que te cuente un secreto a voces que he descubierto siendo madre: “Las madres perfectas no existen, solo fingen serlo” 

Yo de verdad te digo que antes de ser madre (y al inicio de serlo) vivía muy engañada envidiando a la Rosita de turno porque a mí parecer era una madre perfecta, con tiempo para llegar a todo y tener una vida que parecía recién salida de la revista Pronto.

Hasta que me dí cuenta que todo era pura fachada…..y  que si indagas un poco en la vida de cualquiera todos tenemos agujeros negros (en todas las casas se cuecen habas y en la mía a calderadas) , y  resulta que descubres que la tal Rosita que va tan mona,  sus hijos tan repolludos y su casa tan perfecta, lleva años medicándose porque sufre una depresión de la que no es capaz de salir. 

¡Y tú intentando ser como ella despreciándote a ti misma! ¡No te dejes engañar! ¡Las madres perfectas no existen!

 

MADRE PERFECTA- MADRE TOXICA

 

 

¿ Cómo sé si estoy siendo una madre tóxica o una madre normal?

No te voy hablar de las características que definen a  una madre tóxica porque eso ya lo hice en el post de “cómo es una madre tóxica” te invito a que lo leas.

Sin darnos cuenta seguimos reforzando una situación desigual para la mujer y para las madres en las que se espera que seamos perfectamente perfectas, algo imposible y agotador.

¿ Y qué pasa si tú eres una madre que hace cosas mal, que se equivoca, quiere decir eso que eres una madre tóxica?

Claro que no.

  • No eres una madre tóxica si riñes o castigas, ni si quiera si alguna vez has amenazado a tus hijos cargada con la zapatilla en la mano ( **Nota: Soy defensora total de la paz, el diálogo y cero violencia con los niños**)
  • No eres una madre tóxica porque llames trece veces a tu hija por teléfono para recordarle que la semana que viene tienes cita en el médico o que cómo se cambiaba de canal en la tele nueva. Tan solo eres un poco cansa
  • No eres una madre tóxica si lloras porque no puedes más 
  • No eres una madre tóxica por dar tu opinión a tu hijo sobre qué carrera estudiar o sobre que maquinilla de afeitar crees que puede salirle mejor calidad-precio
  • No eres tóxica porque les pongas a tus hijos los dibujos de vez en cuando para que se callen y tener un rato de silencio en el ambiente. Eso es buscar el bienestar personal
  • No eres una madre tóxica por debordarte y estallar como una olla a presión al ver que no llegas a todo.Porque es normal sentirse mal por no llegar a todo lo que nos montamos en la cabeza, o incluso no llegar a nada
  • No eres una madre tóxica por esconder todos los juguetes  a presión en un armario ante la inminente llegada de la criticona de tu suegra. Es pura supervivencia familiar

 

 

Tan solo eres una madre real, no perfecta, una mujer con sus días buenos y los malos, que hace cosas bien y cosas rematadamente mal, que se cae se levanta, se equivoca y (a veces) aprende de los errores o por lo menos lo intenta, que no es poco.

 

madre toxica-madre perfecta - objetivo emocion

 

Descubre la gran diferencia: Madre tóxica- madre real

Una madre real hay días que se siente la peor madre del mundo y creo que eso va implícito con el carnet de madre. La gran diferencia  entre una madre tóxica y una real es que con la madre tóxica te sientes mal la mayor parte del tiempo que  estás con ella , te crea ansiedad, tristeza, te sientes agobiada, examinada, rechazada, manipulada, utilizada, sola  y estás deseando irte pero por algún motivo desconocido te sientes atada a ella.

 

“Una madre real sabe que no es perfecta (aceptación), y sabe que no sabe, y sabe que la caga muchas veces, pero está dispuesta hacer lo que sea, a invertir el tiempo, la energía o los recursos que sean necesarios para que la relación con sus hijos o con ella misma cambie si es necesario. La relación con sus hijos está basada en un amor mutuo,en equilibrio, que va y vuelve, que aunque haya desencuentros problemas o distanciamientos, crece, evoluciona y  no está basada en el egoísmo, el chantaje, la culpa, o en la dependencia” 

 

Una madre real puede tener problemas en cualquiera de las áreas de su vida ( pareja, trabajo, hijos, salud…etc) y no por ello es tóxica, no equivoques los términos.

Una madre real da amor sin chantajes, pone límites sin imponer una dictadura, está ahí acompañando a sus hijos por si la necesitan, pero deja que vivan su vida como quieran, hace cosas bien y mal , pero es capaz de reconocer sus errores disculpándose si es necesario sin escudarse en su papel de madre (como si ser madre te diese el derecho a ser dueña de los hijos)

Una madre real, no se queda de por vida anclada en :

  • Ser una niña que espera que sus hijos le den lo que ella misma no es capaz de darse
  • Responsabilizar a sus hijos de lo que le falta en la vida
  • El resentimiento de una vida infeliz e intenta que sus hijos tampoco lo sean
  • Yo soy así, y no voy a cambiar
  • Me debes la vida y tendrás que pagarme unas cuotas emocionales mientras viva porque es tu obligación como hija mía haga yo lo que haga. Tu obligación es escucharme, atenderme y estar para mí aunque eso signifique no vivir tu vida
  • Lo di todo por ti, y tu tienes que cubrir mis carencias emocionales ….no puedes abandonarme nunca
  • Tienes que ser como yo espero que seas.
  • Pretender justificar cualquier actuación en nombre del amor , porque si duele no es amor.
  • No basa su comunicación  en el chantaje en lugar de en la empatía o la asertividad

 

 

Un caso real de una madre real, no perfecta, ni tóxica  

En el artículo de ¿cómo es una madre tóxica? Virginia preocupada me escribió

✍️Soy madre…..y en muchas cosas me he identificado como madre toxica.
Y sabes, duele, duele en el alma no haber sabido ser una buena madre. Duele el decirte a ti misma: ERES UNA MADRE TOXICA. Soy del grupo, sobreprotector, controlador y creo q manipulador. Todo ello por mi inseguridad y mis miedos. Soy muy posesiva, aunque con los años he tenido q aprender a soltar la cuerda, muy a mi pesar. ¿Pero decirme, como se apre

nde a ser una buena madre? Yo tuve a mi primera hija con 25 años y desde el primer momento descubrí que en el colegio se habían olvidado de dar la asignatura más importante, como cuidar y ser responsable de un ser humano.

Muchas noches al irme a dormir, fantaseo con la idea de retroceder en el tiempo y volver a empezar, para esta vez, con la experiencia y la madurez, poder ser una madre minimamente buena. Pero también te digo, que en esas descripciones estan todas las madres del mundo, unas mas que otras, unas en mayor o menor medida estan identificadas aqui. Las madres no somos perfectas……..y nuestros hijos tampoco, aunque para nosotras, para esas catalogadas sobreprotectoras, sean toda tu vida. Y pq digo todo esto, pq las madres hacemos daño, sin querer, pero lo hacemos, la mayor parte de las veces por no saber gestionar las situaciones y por sentirnos impotentes y desbordadas, pero esto no es motivo para aconsejar tomar distancia. Yo me moriria literalmente de dolor. Y dime inmadura y dime infantil, dime lo que tu quieras, pero yo no sabria vivir sin ellas, ni quiero. Ojalá hubiera una carrera de MADRE, así la sociedad sabría si es apta o no para serlo .

 

 

Y quiero compartir aquí mi contestación: 

✍️Hola Virginia, quiero empezar dándote las gracias por mostrarnos esta parte tan vulnerable de ti misma, por exponerte a corazón abierto para que otras podamos aprender de tu experiencia Felicidades por tu valentía.

Si hay algo que veo claro en tu relato es que tú no eres una madre tóxica, eres una madre con emociones, sentimientos, que has cometido equivocaciones (como cometemos todas las madres), que eres consciente de ellas y que incluso intentas cambiarlas.

Siento tu dolor respecto a una situación con tus hijas en las que quieres hacerlo bien, pero no sabes cómo. Créeme esto no es ser una madre tóxica, es ser una madre que quiere ser la mejor madre para sus hijas, que se pone un listón altísimo intentando ser su mejor versión pero que como es normal a veces no salen las cosas como una quiere, porque te sientes sola, desbordada, impotente, bloqueada o simplemente no tienes ni idea de qué hacer.

Porque antes de ser madre tú eras y eres una mujer, una mujer con su historia, sus carencias emocionales, sus necesidades, sus puntos débiles, que tiene que hacer un trabajo interior emocional para soltar nudos y lograr el poder de sus emociones. Porque cuando nos convertimos en madres durante años, olvidamos que somos algo más que eso y los hijos con sus conductas, problemas y demás situaciones en cada etapa que les acompañamos no paran de recordárnoslo.

¡El trabajo interior dura toda una vida! Te recomiendo que eches un ojo al WORKBOOK DE EMPODERAMIENTO EMOCIONAL sé que te va ayudar un montón.

Es cierto que nadie nos enseña a ser madres, que no hay una carrera maternal en la que te den pautas claras de cómo actuar en cada etapa en la que acompañamos a nuestros hijos, que de pronto tienes un bebé en tus brazos que te cambia la vida para siempre llenándote de amor y de millones de miedos , de frustraciones y de heridas emocionales del pasado que se abren de par en par, el instinto maternal te cambia la vida para siempre .

Y cada madre hace lo que puede con lo que tiene.

Las madres fallan, las madres gritan, las madres dan también malos consejos, las madres tienen miedos e inseguridades que a veces sin quererlo las pasan a sus hijos, las madres son cansas, a veces actúan de forma egoísta, las madres se enfadan y la cagan muchas veces porque son personas de carne y hueso que se equivocan, meten la pata con sus hijos a los que quieren con locura, porque las madres no somos perfectas por supuesto.

¿Significa que eres una madre tóxica por no ser una madre de las que salen en las pelis?¿De esas perfectas que todo lo hacen bien y nunca pierden los papeles?¿Eres una mala madre por haber actuado a veces de forma sobreprotectora o egoista?

Claro que no. Las “buenas madres” también meten la pata, se equivocan o fallan a sus hijos. Las madres somos mujeres normales y corrientes , pero sabemos reconocer cuando nos equivocamos y no creemos que por ser madres nuestros hijos tienen la obligación de ser como nosotras decimos ni nuestros esclavos emocionales de por vida porque la maternidad no te da el poder supremo sobre la vida de los hijos como piensan las madres tóxicas

Para terminar quiero decirte que cada día tenemos la gran suerte de poder cambiar todo aquello que no nos gusta de nosotras, o que nos impide ser felices porque dentro de ti tienes todo lo que necesitas para lograrlo, sé que a veces te sientes tan perdida que no sabes por dónde empezar, por eso si navegas un poco por objetivo emocion encontrarás un montón de recursos que te harán la vida más fácil, y si necesitas ayuda puedes escribirme .

Un abrazo enorme

 

Responsabilidad. Deja de repetir patrones tóxicos 

Las madres nos equivocamos porque no somos un robot programado, tenemos días buenos y días terriblemente malos en los que chillamos a los hijos y hacemos cosas que dan vergüenza ajena. Porque ser madre es una carrera de fondo sin a penas ayuda que no acaba nunca, que te enseña lo que no está escrito, pero que también te hace sentir en ocasiones la persona más inútil y fracasada del planeta tierra.

Pero esto es lo normal, y no por eso eres una madre tóxica, sino una madre real, una madre normal y corriente que quiere a sus hijos con locura, que daría la vida por ellos, pero que tiene ganas de estrangularlos cuando meten al WC el mando de la tele, o cuando llegan tres horas tardes a casa y son incapaces de hacer una llamada o mandar un whatsapp ( y sabes que lo tienen todo el día en las manos)

 

“Pero aunque seas una madre real,  normal y corriente que no busca ser perfecta, también tienes que trabajar dentro de ti, porque la mayoría venimos de madres tóxicas , de padres ausentes, de familias disfuncionales, con carencias emocionales con las que hay que hacer algo sino quieres pasarle  a tus  hijos las miserias generacionales que no son suyas, porque sin darnos cuentas repetimos los patrones que más odiamos de nuestros padres y eso hay que pararlo, reparándolo”

 

¿Tienes ahora  claro las diferencias entre una madre tóxica y una madre real? 

Publicado el 3 comentarios

Como la carga mental y la doble jornada laboral afectan a tu bienestar

Febrero es el mes del amor por excelencia, pero, por suerte, para más mujeres cada vez tiene más que ver con el amor propio y menos con el amor con los demás. Por qué sí, ambos son importantes, pero sin quererte a ti primero nunca podrás querer bien a los demás. Por eso hoy quiero hablaros de un tema que afecta y mucho a la vida de muchas mujeres, provocando altos niveles de estrés y de infravaloración que afectan directamente a su autoestima. En concreto, de lo que suponen la carga mental y la doble jornada laboral, es decir, como conciliación entre familia, trabajo y una misma es normalmente un gran freno para el crecimiento y bienestar de las mujeres.

 

¿Qué es y que supone la carga mental para las mujeres?

La carga mental es un concepto usado en el trabajo para referirse al esfuerzo intelectual y mental que nos demanda desarrollar las tareas que son necesarias. Es decir, de qué manera trabaja nuestro cerebro para dar respuesta a los estímulos que recibe y poder hacer una tarea concreta. El desarrollo de la tecnología y los avances en la industrialización han hecho que la carga mental de los trabajos aumente en detrimento de la carga física. Cuando los estímulos que recibimos superan nuestras capacidades, entonces hablamos de una carga mental inadecuada.

¿Sufres el SÍNDROME DE LA MUJER AGOTADA?

Además, en los últimos tiempos, se ha popularizado el concepto de carga mental femenina en referencia a las múltiples tareas que deben atender las mujeres en la esfera familiar y del hogar. Muchas veces las mujeres son las encargadas de planificar las tareas del hogar, coordinarlas, tomar decisiones y, por último, ejecutar gran parte de estas tareas -o pedir a sus parejas que lo hagan-. Una situación a la que se suma el cuidado de los hijos y la falta de posibilidades para conciliar, y, normalmente, un trabajo externo remunerado. Este concepto de carga mental trasladado a las mujeres lo popularizó hace unos años la ilustradora francesa Emma Clit a través de su cómic Me lo podrías haber pedido (que podéis leer en español aquí). En él se visibilizan escenas de la vida cotidiana que para muchas mujeres despiertan un habitual “a mí me ha pasado lo mismo”.

Lo que provoca esta situación es el agotamiento y la frustración de muchas mujeres porque siempre tienen la cabeza llena de obligaciones y tareas de las que deben ocuparse ellas. Es decir, se reciben muchos más estímulos de los que nuestras capacidades y límites pueden superar en un sólo día de 24 horas -de las que algunas debemos intentar dormir y descansar-. De hecho, en el caso del trabajo este fenómeno tiene mucho que ver con el suelo pegajoso, puesto que supone un impedimento para el progreso profesional de muchas mujeres que sienten sobre sus espaldas el peso y responsabilidad del hogar y la maternidad.

 

 

¿Cuál es la situación de la conciliación en España?

En España la familia es un elemento destacado en los roles atribuidos socialmente a las mujeres y, a pesar de los cambios sociales y culturales de las últimas décadas, la posición de las mujeres en el entorno familiar es aún un importante factor a tener en cuenta en relación a su participación en el mercado de trabajo. El reparto de las tareas domésticas o familiares sigue recayendo de forma clara sobre las mujeres, lo que produce la situación de “doble jornada” que sufren muchas mujeres porque a la jornada laboral debemos sumarle la jornada del hogar.

Cómo ser una mujer atenta y servicial sin que te tomen por tonta

La desigualdad o asimetría en la distribución de tareas puede verse de forma clara con algunos datos. Por ejemplo, las mujeres emplean de media 5,9 horas menos a la semana que los hombres al trabajo remunerado (por cuenta propia o ajena) y, por el contrario, 12 horas más que ellos al trabajo no remunerado (es decir, relacionado con el hogar y la familia).  Otro ejemplo, en el año 2017 el 90,57% de solicitantes de excedencias por cuidado familiar a pequeños, personas enfermas o mayores eran mujeres, permisos no retribuidos que suponen el abandono del mercado de trabajo. Esta situación no sola implica que las mujeres dediquen más tiempo al hogar o el cuidado, sino que, muchas veces, las primeras tareas que desaparecen o se ven afectadas son aquellas que tiene que ver con el tiempo para una misma, los hobbies o el descanso.

 

La realidad es que en España no existen medidas que permitan una conciliación real ni un reparto equitativo de las responsabilidades familiares y domésticas. Medidas que no son fáciles por qué deben implicar a muchos ámbitos (educación en la igualdad, revisión de los permisos de maternidad y paternidad, acabar con la brecha salarial, etc.) pero que, sin duda, beneficiaría a las mujeres y les permitiría, por un lado, participar del mercado laboral en igualdad de condiciones y, por otro lado, ganar en calidad de vida y bienestar.

 

 

¿Cómo nos afecta a las mujeres?

La presión y obligación que el hogar, la conciliación y la maternidad pone a las mujeres se traduce muchas veces en una gran sensación de cansancio, desmotivación, desánimo e incluso tristeza que acaban por afectar todas las esferas de nuestras vidas. De hecho, la autoestima o autopercepción de las mujeres acostumbra a verse preocupantemente menguada.

GUÍA DE LA BUENA ESPOSA. EL ORÍGEN DE TU BAJA AUTOESTIMA Y DE ESA NECESIDAD DE SERVIR

En este sentido, la gran cantidad de estímulos que nos envían las responsabilidades del hogar afectan de forma directa a nuestros niveles de estrés, en concreto, aumenta nuestro estrés negativo o distrés, y, por lo tanto, a nuestra calidad de vida. Estos altos niveles de estrés se cronifican, provocándonos a menudo un colapso, consecuencia de querer hacer un esfuerzo continuo que nuestro cuerpo y nuestra mente no pueden afrontar. Un colapso que suele mostrarse en forma de ansiedad, depresión u otra enfermedad. De hecho, el estrés se relaciona con el desgaste de nuestro sistema inmunológico, por eso es habitual caer enferma después de una etapa de mucho trabajo, así como con la caída del pelo, problemas digestivos, dolor de cervicales o afectaciones más graves, como la hipertensión, diabetes, depresión o problemas menstruales.

 

 

¿De qué forma podemos empezar a cambiarlo?

El trabajo para encontrar un equilibrio entre vida familiar, profesional y personal es difícil. En parte porque afecta a toda tu vida y forma de funcionar, por otro lado, porque no todo está en nuestras manos. Pero para empezar hay tres cosas que tú SÍ puedes hacer.

 

  1. Cuestiona lo que haces, no des por sentado tus obligaciones en el hogar o en relación a tu familia, pregúntate si asumes o no demasiada responsabilidad -y sé sincera contigo misma-. El primer paso para transformar una situación es tomar conciencia.
  2. Comparte la conciencia y el conocimiento con los de tu alrededor. Habla con tu pareja, hijos, familia o jefes para que también puedan ver lo que supone la carga mental para las mujeres y cómo eso te afecta. Yo he compartido el cómic de Emma Clit que os comentaba con unas cuantas personas y os prometo que, por lo menos, les he hecho reflexionar bastante.
  3. Aumenta el tiempo de calidad y de verdad que te dedicas a ti misma. Aunque sólo sean 5 minutos al día tómate este tiempo para estar contigo, en silencio o haciendo algo que te guste. Puedes respirar conscientemente, meditar, leer o tomar algo de forma tranquila. No importa el qué sino el cómo.

 

Espero que este post os ayude a entender un poco mejor qué supone para las mujeres la doble jornada laboral y que afectaciones tiene la conciliación y la vida familiar sobre nuestro progreso profesional. Mi nombre es Munsa Mompió, soy coach y orientadora laboral especializada en igualdad y perspectiva de género. Ayudo a mujeres a encontrar su propio camino para que puedan enamorarse de su trabajo desde aquello que realmente son. Te acompaño a trabajar mejor para ser más feliz.

 

 

Publicado el 3 comentarios

FLORES DE BACH, EMOCIONES Y EMBARAZO

Estás embarazada y tienes un montón de emociones encontradas. Es lo normal. Por una parte no paras de pensar en el momento en que tengas a  tu peque en brazos, en la felicidad de poder acariciarlo, olerlo, sentirlo, pero por otra parte te sientes inestable emocionalmente, muy sensible y  con miedo a que llegue ese momento, le das vueltas y vueltas a la cabeza ¿sabrás ser  una buena madre?¿lo harás bien?

 

Las Flores de Bach  durante el embarazo te aportan tranquilidad interior y te acompañan durante los diferentes estados emocionales. Son totalmente seguras ya que no contienen ningún componente químico, y te van a ayudar con los miedos, la ansiedad, los cambios de humor, la inseguridad, la presión por parte de los que te rodean y el nerviosismo.

 

Altibajos emocionales ¿le afectan a mi bebé?

Desde que recibes la feliz noticia de estar embarazada te bombardean con millones de consejos, normas, sugerencias hasta ponerte la cabeza como un tambor. A partir de ahora tienes que cuidar tu peso, tu alimentación, cuidar el contacto con los gatos ( ¡Ojo con esto porque hay muchos profesionales un poco obsoletos que te mandan regalar al gato , no les hagas caso ) el ejercicio, tomar ácido fólico,….etc  ¿Y tus emociones qué?¿Qué pasa con lo que tu sientes por dentro?

Tu peque ya  está  unido a ti, y siente lo que tu sientes. Por eso es tan importante cuidar tus emociones, porque tu estado emocional es importante para para tu bebé. No sé trata de que sonrías todo el día aunque no lo sientas, ni que reprimas tus lágrimas o por el contrario que grites todo el día a tu pareja porque estás cansada, haces pis cada dos minutos y tienes hinchados los tobillos.

Se trata de que realmente te sientas bien, que aprendas a escucharte y a tomar en cuenta lo que necesitas en cada momento. Las flores de bach son un recurso que tienes a tu alcance para devolverte el equilibrio interior y alcanzar el bienestar emocional, dicho en otras palabras que aprendas a manejar tus emociones para que lo que te suceda te afecte lo menos posible directamente no lo haga.

 

Flores de Bach para todas las fases del embarazo

☑️ EMBARAZO . Estando aún en tu tripa tu bebé nota a la perfección todos tus estados emocionales ¿porqué no utilizar un remedio natural seguro cien por cien que te haga sentir mejor ?

☑️ PARTO

El pensar en el día del parto da un poco de miedo y se te pasan por la

cabeza un millón de cosas que pueden ir mal.Hemos oído tantas historias espeluznantes de partos largos ,dolorosos …que es normal que te cause bastante nerviosismo pensar en ese día, pero cuanto más tranquila y relajada estés más le ayudarás a tu bebé a salir para conoceros. Te recomiendo que desde el momento en que te pongas de parto empieces a tomar el REMEDIO DE URGENCIA EMOCIONAL lo puedes tomar todas las veces que necesites, ya verás como te sientes mucho mejor.

➡️ Yo te lo puedo preparar para que te salga mucho más barato que en la herboristeria 

 

☑️ NACIMIENTO Tu peque ya está aquí, ya ha salido de dentro de ti, tras nueve meses de estar calentito,alimentado y seguro dentro de tu tripa sale a un mundo que es desconocido para él/ella al que tiene que adaptarse. Hay niños que no les costará nada y otros que  sin embargo lo pasarán muy mal ¿y si le ayudas? ¿y si te ayudas? 

 

Diario de emociones

Aparte de tomar flores de Bach te aconsejo que hagas durante un par de semanas un diario de emociones, en el que apuntes qué piensas, cómo te sientes, qué te altera, qué te hace feliz..de hecho si quieres puedes hacerlo durante todo el embarazo, será un recuerdo preciosa para que cuando tu bebé sea mayor

¿Te imaginas cuando pueda leer lo que su madre sentía durante el embarazo? .

Registrar tus emociones no solo te ayudará a obtener información sobre tu situación actual, (pensamientos, emociones, comportamientos) sino que será un momento que dediques a escucharte y a tener una conversación contigo misma mientras desarrollas tu inteligencia emocional

 

Noelia