Publicado el 3 comentarios

¿Estás harta de ser la madre de tu pareja?

AMOR, ¡YO NO SOY TU MADRE! (Aunque me comporte como tal) . Cuántas veces habré escuchado esta frase: “No soy tu Madre”, “No eres mi madre”, algunas veces porque me lo decían, otras porque como en un confesionario, me lo susurraba pero no me atrevía admitirlo.

 

Al principio pensé que eran actos de amor. Luego, cuanto más “actos de amor” hacía más se agobiaba, menos funcionaba nuestra relación y yo no entendía nada. ¿Cómo puede ser? Solo lo despierto para comer; solo le he dicho que no le dé de comer a la perra y que no fume en el coche; que eso que piensa o dice no está bien; que coja un abrigo que hace frío… ¡Yo solo lo cuido!

Pero… ¿hasta qué punto esto es cuidar? Visto así me suena más a proteger y educar.

Quizá… ¿Confundimos amor con protección y no con dejar Ser?

 

A nuestra pareja no tenemos que educarla, solo quererla con sus cosas buenas y las no tan buenas.

 

Era tal el agobio que provocaba en mi pareja, “mi manera de amar” continuamente protegiéndolo, avisándolo, previniendo, mandando, educándolo, que entrabamos en bucles de discusiones sin sentido.

Claro que de todo esto yo no era nada consciente y muy poco responsable, así que optaba por un rol de víctima. “Con lo buena que yo soy, todo lo que hago por él y no sabe valorarlo.” Y mi conclusión era: ”No me valora”.

Ahora visto desde afuera me da hasta la risa, no me malinterpretéis pero a toro pasado y con perspectiva todo se ve diferente. En aquel momento también lo pase fatal e incluso pensé en dejar la relación en varias ocasiones. Pero mientras haya amor hay que intentarlo TODO. Entonces empecé un proceso de coaching para enfocarme en mí y fue donde detecte que siempre había sido una madraza en potencia y por supuesto mis resultados siempre habían sido muy similares. ¡Es el momento de cambiarlo!

 

¿Actúas como madre de tu pareja ? 

Einstein decía: LOCO ES HACER SIEMPRE LO MISMO Y ESPERAR RESULTADOS DISTINTOS.

Primero tenemos que ser conscientes para poder cambiarlo, aunque seguramente que si en algo te identificas es porque algo hay. Pero vamos aclarar un poquito más como puedes saber si actúas como Madre:

  • Te adelantas a sus necesidades o mejor dicho crees que tiene necesidades que él no ha manifestado. ¡Claro! Tu sabes lo que es lo mejor para él 😉
  • Señalas lo que hace mal tu pareja o como lo podría hacer mejor.
  • Dejas de hacer cosas por tu pareja.
  • Justificar sus actos aunque sean negativos.
  • Tomas sus responsabilidades como tuyas, ¿Le resuelves sus problemas?

Ahora que lo tenemos identificado vamos a ver qué podemos hacer para salir o evitar la mamitis.

Para que exista un rol de Madre tiene que haber un Rol de hijo y viceversa, en el momento que rompemos con el rol dejamos de retroalimentarnos. No importa quién lo disparó, enfoquemos nuestra energía en romperlo. Y la única manera de hacerlo es practicando, practicando y practicando hasta que se integre en tus entrañas.

Cambiar de rol no es fácil, sobretodo porque estamos acostumbrados a que el otro actúe como esperamos.Cuando cortas con este rol puede que tu pareja quede descolocado pero con el tiempo obtendrás beneficios.

 

¿Qué puedes hacer? 

Os voy a explicar lo que yo hice:

  1. Enfocarme en mí. Es importante tener objetivos individuales, salir con amigas, tener momentos para ti y que él tenga su espacio para lo que más os guste y luego poder compartir espacios conjuntos.
  2. Cuidarte física y mentalmente, está comprobado que el ejercicio crea endorfina, cortisol que nos hacen sentir mejor y sentir los problemas de una manera diferente. Esto también nos puede ayudar cuando tenemos un día estresante y en vez de llegar a casa y tirarle toda la basura mental a nuestra pareja ir a desfogarnos con ejercicio.
  3. Dejar que el decida, se equivoque y lo arregle. Un ejemplo tonto, de los que a mí me gusta: Ir en el coche y que él coja un camino y yo decirle que por el otro era más corto. ¿Qué más da? Cuando son cosas que no nos implican a nosotras ni a la relación dejemos que fluya.No hagas por el otro aquello que él puede hacer por sí mismo” (Bhagavad Gita).  Darle la oportunidad de que encuentre sus propias soluciones, de pensar, madurar, equivocarse y aprender de sus errores. Además, cuando uno resuelve sus propios conflictos o dificultades se siente más útil y mejora su autoestima.
  4. Dejar de controlar. Si cada vez que hace algo que le apetece le damos la charla, lo que conseguimos es que lo haga a escondidas aunque no sea nada malo. Todos tenemos el derecho a tener secretos y si nuestra pareja, por el motivo que sea, no quiere contarnos algo, no insistamos. A veces simplemente es porque no quieren preocuparnos o no quieren mostrar su vulnerabilidad.
  5. Dejarle ser libre. No estar encima de él, atenta a lo que hace o deja de hacer.Por ejemplo: Si salís de casa no le preguntes si lleva la cartera, abrigo, etc. es su responsabilidad y si lo necesita ya volverá u otro día se acordará de cogerlo.Si necesita ayuda ya la pedirá y si no sabe ya aprenderá.
  6. Marcar límites de forma asertiva. Saber expresar tu opinión, realizar sugerencias, saber decir que no de manera honesta, sin agresividad o pasividad y respetando a tu pareja y tus propias necesidades. Esto es todo un arte que necesita un post.

 

El amor sano es libre, es un espacio donde te permite crecer y ser.

 

No os voy a engañar a veces peco de Mamá, pero oye lo hago conscientemente y porque me apetece. Como algún día llevarle el desayuno a la cama o cuidarle cuando está enfermo. Es mi forma de transmitirle mi amor, pero siempre que no sea como algo automatizado y siendo consciente de ello.

Ahora te toca a tí. ¿Sufres de mamitis con tu pareja? ¿Que vas hacer a partir de hoy?

 


Jesica Terrón

Parejas Extraordinarias

3 comentarios en “¿Estás harta de ser la madre de tu pareja?

  1. Me siento identificada

  2. Gracias.
    Ayer rompí con mi pareja por esto mismo,
    Me tenía a mi para resolverle la vida, hasta económicamente con el cuento que sus proyectos no le salen.
    Me sentí así exactamente como describe este texto perfectamente, desvalorizada, cuando yo daba todo por el.
    Le dije que yo no era su madre, que el se hiciera responsable de su propia vida.
    Que si estaba dispuesto yo estaría aquí.
    Pero se fue de la casa, me bloqueó y ya no quiere saber mas de mi.
    Se siente humillado por mi y me hace responsable de sus tragedias y me culpa de todo.
    Con este artículo entendí mucho.
    Gracias amen y cuiden mucho a sus hijos para que no vivan lo mismo en un futuro.
    Besos

    1. Gracias por compartir tu experiencia, a las mujeres nos han programada para adoptar a los peter pan del mundo…. Te recomiendo que mires el https://objetivoemocion.com/libro-workbook-empoderamiento-emocional

      un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre la protección de tus datos :

Objetivo emoción te informa que los datos de carácter personal que me rellenes en este formulario serán tratados por mí Noelia Pascual Pascual  como responsable de esta web con la finalidad de gestionar y moderar comentarios. Por eso necesito tu consentimiento.  Objetivo emoción te informa que los datos de carácter personal que me rellenes en este formulario serán tratados por mí Noelia Pascual como responsable de esta web y que serán alojados en I0nos 1&1 (UE). En cualquier momento podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión en la dirección info@objetivoemocion.com.Puedes consultar la información detallada sobre la Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad

 

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.