Publicado el Deja un comentario

Perder la noche. Historias de mi abuela Agus [Empoderamiento emocional]

**Post antiguo  recuperado  en memoria de mi abuela “la Agus” y “la Luisa”, su amiga  de perder las noches**

Las conversación con mi abuela siempre son altamente interesantes, porque nunca sabes por donde te va a salir. Igual te habla de su dentadura postiza ,como de hacer unas lentejas ,de la misa, de los asuntos del coro  ….o de cualquier tema variado  mientras te prepara tuppers y tuppers de comida para que te lleves (porque para las abuelas, los nietos siempre pasan hambre aunque estén bien lustrosos)  ella mete y mete comida mientras te dice :

¡Qué seguro que tú por no cocinar ni comes! ( me conoce muy bien )¿Le tendrás a Luis hecha la comida cuando llega de trabajar no?

¡Pero si llega antes que yo a casa abuela! Replico ,bueno bueno da igual ,tú ten la comida (no importa lo que expliques o la validez que tengan tus sólidos argumentos , porque he descubierto que las abuelas por ser abuelas,  tienen una ideas sabiduría milenaria   y no hay quien les quite la razón (son muy duras de mollera) 

Así que acabas diciéndole Sí abuela ,Luis tiene su comida lista claro qué sí!!! pero mi abuela que me conoce muy bien no se lo cree y es entonces cuando cuenta que las mujeres de ahora no sabemos ni freír un churro (y en mi caso particular es cierto, oye ,a mi Luis me los hace deliciosos para desayunar)

 

Y cuando lo pienso me doy cuenta que mi abuela tiene razón en que hay pequeños matices que no deberíamos perder ,por supuesto que no me refiero a que tengamos que ser esclavas de los hombres(nanai de la china) ni que sea la mujer la que se encargue de la casa y los niños, sino a valores como la familia, la empatía, la educación ,el respeto o viejas costumbres que lamentablemente se están esfumando sin darnos cuenta….

 

¿Qué es eso de “perder la noche”?

Bueno que lo que te quería contar hoy es otra cosa muy interesante que seguro que no sabías. La cuestión es que estaba un día mi abuela contándome la gran cantidad de gente que le ha tocado acompañar en los hospitales, mientras estaban enfermos o a punto de morir a lo largo de su vida.

¡Uy hija si yo te contase! Tengo historias para no dormir ….me dice mientras pone voz de interesante (cosa que le encanta hacer porque al igual que yo es una teatrera)…. y suelta una carcajada)

¡Cuenta, cuenta abuela ¡ le digo mientras ella mantiene el suspense quedándose callada (a esta mujer le encanta la intriga )
Tú no sabes hija, la de historias de hospitales y la de veces que hemos perdido la noche en casa de los muertos
Me acuerdo un día que la Luisa y yo fuimos a perder la noche a casa de …………

¿Qué? ¿Perder la noche? Abuela ¿qué es perder la noche?
¿A qué tú tampoco tienes ni idea de qué es?  yo me quede flipada… en mi vida había oído algo parecido ¿perder la noche?

Y la Agus que es una mujer que le encanta contar historias, pero no le gusta desvelar sus secretos secretísimos  te contesta :

¡Qué cosas tienes hija! Perder la noche, es eso, perder la noche 

Y con esta larga explicación prosigue con su historia ,qué lo has pillado bien ,que no ,tendrás que deducirlo por lo que ella te cuenta, las historias de la Agus son así…

 

El difunto Pausa.

El caso es que Mi abuela y su amiga la Luisa iban a “perder la noche “ con la familia del difunto Pausa (que no sé quién es pero se llama así, yo pensé que era un mote pero resulta que era su nombre real ),pero cual fue su sorpresa, ellas que iban tan entregadas a rezar el rosario durante toda la noche para acompañar a una familia desolada por un fallecimiento ,pues que  cuando al llegar a la casa, en la mismísima puerta , les dijeron que no hacía falta ,que estaban cansados y se iban a dormir y les cerraron la puerta en las narices (o así lo imagino yo).

Y claro,  las pobres con cara de tontas, delante de una puerta cerrada pues no les quedó otra  que marcharse por donde habían venido (resulta que eran sólo amigas “de perder la noche ”ya que la Luisa era de otro grupo porque era mayor que ella ,me cuenta mi abuela) 

A partir de este instante dejaron de perder las noches.

!Eso nos pasa por tontas!

 

 

El empoderamiento emocional 

!Eso nos pasa por tontas! Exclamaba mi abuela mientras me relataba lo sucedido  (que es una mujer que aprende de los baches de la vida).

Y mientras te lo cuenta parece que fue ayer y que lo está viviendo tal cual ,ya no es una viejecita que le duelen los huesos ,que le cuesta andar, o que aún se recupera de su operación del corazón y otra de vejiga.

Cuando me cuenta estas historias vuelve a ser una chica joven, que tiene toda la vida por delante ,y yo no paro de reírme y de emocionarme, porque en cada historia yo me siento aún más parte de la vida de mi abuela y eso me hace muy feliz  ,me imagino como sería eso de perder las noches y pienso en mis ex vecinos que por no darte no te daban ni los buenos días.

¿Te imaginas a tus vecinos en un momento así?

Imagina imagina….Yo creo que no…. Como mucho y digo mucho te mandan un whats app  o un “Lo siento” rápido en el ascensor y se quedan tan anchos … ahora no tenemos ni tiempo para los nuestros, como para dedicarlo a perder la noche con otros .

Las cosas han cambiado mucho y es una pena. 

Contaros que este año falleció la Luisa su amiga de perder las noches y creo que no hay mejor homenaje para una persona que ya no esta que recordar estos momentos tan únicos que quedarán para siempre en el recuerdo.

Admiro la manera tan natural en que mi abuela aborda el tema de la muerte ,tiene que ser duro ver como tus seres queridos,amigos o vecinos se van marchando uno a uno, pero aunque ella sienta pena,es capaz de convertir las emociones negativas en anécdotas divertidas, en preciosos recuerdos y esto es precioso. Eso sí que es el verdadero empoderamiento emocional. 

 

Noelia. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre la protección de tus datos :

Objetivo emoción te informa que los datos de carácter personal que me rellenes en este formulario serán tratados por mí Noelia Pascual Pascual  como responsable de esta web con la finalidad de gestionar y moderar comentarios. Por eso necesito tu consentimiento.  Objetivo emoción te informa que los datos de carácter personal que me rellenes en este formulario serán tratados por mí Noelia Pascual como responsable de esta web y que serán alojados en I0nos 1&1 (UE). En cualquier momento podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión en la dirección info@objetivoemocion.com.Puedes consultar la información detallada sobre la Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad

 

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.