Publicado el 3 comentarios

Silver, el gato que no usaba el arenero [FLORES DE BACH]

gato no usa el arenero flores de bach

Silver era un gato viejito que no utilizaba el arenero, llevaba así mucho tiempo y la situación se había vuelto insostenible para su familia, estaban desesperados y por eso decidieron buscarle otro Hogar.

 

Este problema es el pan de cada día en gatos, los que trabajamos en esto sabemos que hay soluciones, que hay diferentes caminos, pero cuando no sabes, cuando no entiendes, cuando no puedes más, tomas decisiones que quizá no sean las más acertadas pero que en ese momento, si crees que sean válidas y así Silver llegó a nuestras manos, a nuestra casa.

 

Me lo traje a casa y comenzamos con Las Flores de Bach nada más llegar . En seguida empezamos apreciar que Silver estaba muy triste, había pasado una semana y no había comido NADA, habíamos probamos todo tipo de latitas ,premios…etc. y nada de nada , me sentaba cada día junto a él , me miraba con sus grandes ojos haciéndome sentir la pena que estaba sufriendo y por mucho que yo intentase darle mi cariño lo cierto es que el viejito sin su familia se estaba dejando morir , estaba muy deprimido y estresado él ya había elegido y si seguía así el final estaba escrito .

 

Hable con La familia de Silver, me sorprendió cuando me dijeron que ellos estaban experimentando los mismos sentimientos de apatía, tristeza, vacío que yo percibía en Silver

¿Casualidad? Yo no lo creo. El caso es que al día siguiente vinieron a recogerlo ,no esperaron más

 Ya ha pasado mucho tiempo de esto y Silver vive en su casa, junto a su familia, duerme en su cama y trabaja con su dueño en el ordenador, es un viejito muy feliz, durante un tiempo siguió tomando flores de Bach  y su problema se solucionó totalmente

 

Hoy todavía me acuerdo de Silver , de su familia, de su tristeza, de cómo reacciono al verlos, y de lo feliz que fui al presenciar ese reencuentro.

Una de las cosas más preciosas que te da este trabajo es poder formar parte de estos finales felices y saber que un poco o un mucho, ahí queda un poquito de mí

 


NOELIA