Publicado el 46 comentarios

EL GATO QUE SE VOLVIÓ LOCO : Agresividad reedirigida

gato-agresivo-objetivo-emocion.

Muchas veces oímos historias de gatos que de repente un día sin razón aparente se vuelven agresivos. Un gato que se volvió loco y empezó a atacar a su propietario. Quizá por eso mucha gente dice que no se fía de los gatos. Por eso quizá suele decirse que son tan impredecibles.

 

Mi gato se ha vuelto loco y ataca

Pero, ¿realmente hay gatos que un día se vuelven locos y ya está? Normalmente detrás de un ataque que a nosotros nos parece injustificado hay en realidad un motivo.

Sólo que los humanos muchas veces no somos capaces de entender, de ver… o de oír. En varias ocasiones hemos hablado de lo sensibles que son los gatos al estrés. 

[PACK] Agresividad felina ¡Mi gato ataca! 

 

“El estrés crónico produce una bajada del umbral de tendencia a la agresividad por lo que un animal estresado puede reaccionar agresivamente a estímulos que antes no le hacían reaccionar así o que no nos parecen suficientemente intensos para provocar tal comportamiento”

 

Cuando un animal está estresado, dolorido o incómodo está más irritable… bueno, es lógico, a mí también me pasa ¿y a vosotros?

El caso es que nosotros podemos no darnos ni cuenta de que el gato reacciona así porque está estresado… al fin y al cabo el estrés gatuno puede estar generado por algo a lo que nosotros damos tan poca importancia que nunca se nos pasaría por la cabeza que esa pueda ser la causa…

Hace poco alguien me pidió mi opinión sobre un gato que empezaba a mostrarse agresivo sin que hubiese sido así antes en todos sus años de vida. Pregunté qué había cambiado… y me dijeron que el perro de la familia, su amigo, acababa de morir. Emociones de los animales, ¡qué poca cuenta nos damos a veces!

Animales ¿Cómo les afecta tu estado emocional?

Agresividad redirigida en gatos

Pero no es necesario que el gato sufra estrés crónico para que pueda reaccionar con agresividad en un momento dado.

La agresividad redirigida es un problema conductual en los gatos que explica un porcentaje importante del total de agresión hacia humanos por parte de la especie felina. Esto no quiere decir ni mucho menos que todos los gatos vayan a manifestarlo en algún momento.

Hay gatos que tienen tendencia a ser más agresivos y otros muchísimos que nunca lo serán. Pero los ataques de gatos suelen asustar mucho porque son escandalosos y aparatosos. En el caso de la agresividad redirigida, como su propio nombre indica, la agresividad se manifiesta en respuesta a un estímulo pero termina siendo dirigida hacia otro estímulo diferente del que la provocó.

 

Por ejemplo, un gato ve a otro gato desconocido paseándose por su territorio como si fuera el amo pero no puede enfrentarse a él porque está encerrado en casa de manera que al pasar su esclavo humano distraídamente por su lado el movimiento hace que el gato reaccione y descargue toda esa agresividad sobre él. Claro, ¿para qué están los esclavos humanos si no?

 

La agresividad redirigida normalmente se manifiesta en forma de brotes agresivos muy intensos y prolongados en el tiempo. Es como si el gato fuera acumulando toda esa agresividad y sumándole la frustración de no poder alcanzar su objetivo hasta que explota contra lo que tiene más cerca. Son ataques muy aparatosos y creedme que dan mucho miedo

¿Qué hacer ante una agresión? 

Aunque todo esto y más te lo cuento en el vídeo del curso sobre la agresividad felina te voy a dejar unas pinceladas, porque necesitas saber cómo actuar en un momento tan complicado. 

☑️ Lo que debe hacerse es utilizar una manta, toalla o similar para coger al gato, lanzarla sobre él y envolverlo en ella de manera que podamos manejarlo sin mordiscos ni arañazos (que lo intentará, lo aviso).

☑️ A continuación hay que encerrarlo en una habitación tranquila y a oscuras procurando que tenga allí todo lo necesario: agua, comida, arenero… No pretendo asustaros pero la agresividad en algunos casos puede prolongarse unos días…

Os preguntaréis, ¿y por qué dices que la habitación tiene que estar a oscuras? Cuando un gato con este problema de comportamiento ha llegado a este estado cualquier estímulo puede hacerle reaccionar y por ello debemos procurar que esté expuesto a poca estimulación sensorial hasta que se calme

☑️ Usar el remedio de urgencia emocional de las  FLORES DE BACH (gotas naturales) para ti y para él  (y después  un preparado personalizado para  reducir el estrés y la agresividad )Lo tienes todo en el Pack para la agresividad felina que te he preparado.

☑️ Tras la agresión es necesario ayudar emocionalmente al gato usando  un preparado personalizado de flores de Bach  para  reducir el estrés y la agresividad . 

*** Recuerda que ante una agresión lo primero es visitar al veterinario para que descarte cualquier problema físico *** 

 

[Pack] Agresividad felina ¡Mi gato ataca!

FLORES DE BACH PARA LA AGRESIVIDAD FELINA

PACK : 2 fórmulas personalizadas + Remedio de urgencia emocional

+ Curso online Agresividad felina 

 

Lo que NO hay que hacer

❎  Pegar o castigar al gato 

Chillar sin control o empezar a tirarle cosas

Recordad que muchas veces lo que provoca a un gato puede ser imposible de discernir por un humano (una luz demasiado intensa, un ruido, etc). Nuestras percepciones sensoriales son muy, muy diferentes.

Como te comento en el curso que hay dentro del pack  identificar la causa que provocó el ataque será de gran importancia para poder ayudarle y evitar posibles agresiones futuras. Igual que usar las flores de Bach para trabajar el estrés, la ansiedad, el miedo, las respuestas descontroladas de ataque……etc

Los gatos son seres especialmente sensibles. Por eso los gatos son tan especiales.

 

¿Necesitas ayuda?

 


MARÍA 

Publicado el Deja un comentario

¡QUE NO CUNDA EL PÁNICO! MIEDO A LOS PETARDOS

Llega los malditos petardos están casi a la vuelta de la esquina y sabes que tu perro/gato lo pasa fatal como cada año, y tú ya estás atacada de los nervios con solo pensarlo.

 

 

Miedo a los petardos

Te recomiendo que si tu perro/gato tiene  este problema te cargues de paciencia , cariño y comprensión , porque no es algo que se solucione en dos días. Pero estoy segura que tú estás dispuesta a ayudarle y darle todo el tiempo que necesite para su recuperación.

 

“El miedo es una de las emociones más difíciles de trabajar ya que garantiza la supervivencia, para ti puede ser simplemente un petardo, un trueno o una bolsa en el suelo tirada, pero para él  es un estímulo desconocido que no puede identificar, que le activa los mecanismos de alerta internos e innatos  porque puede causarle la muerte, que entre en pánico es lo normal “

 

 

miedo panico petardos perros

¿Cómo puedes ayudarle?

Estás dispuesta hacer todo lo que sea necesario para que la cosa cambie y minimizar los daños emocionales que sufre tu animal y tu misma cada vez que llegan las fiestas. 

¿Y cómo puedes hacerlo?

Pues haciendo las cosas de otra manera querida mía y dentro de esas cosas estás tú. Tu estado emocional, la gestión de tus pensamientos , emociones, la manera en la que te relacionas con tu animal, tu reacción ante el problema, y el manejo de la situación desde la calma , la tranquilidad y  sin entrar en el estado de  pánico que tiene tu animal.

Porque no sé si te ha pasado alguna vez, vivir una situación dura con alguien histérico al lado, pero es bastante alarmante y aumenta mucho la tensión emocional interna.

Por eso necesitas calma, y la calma no debe ser forzada, ni repetitiva, no me vale que te digas ” estoy calmada, estoy calmada” si por dentro te sientes como una bomba de relojería con el contador a punto de llegar a cero y explotar, porque a tu perro/gato no le engañas te conoce más que tu a ti misma. 

También tienes que ser consciente del problema que tiene tu animal y estar bien informada. Y no te hablo de que escuches lo que fulanita te cuente en el parque, ni lo que leas en los foros, no , lee libros de expertos, vete a cursos, adquiere información y luego saca tus propias conclusiones, porque te repito que esto no es un problema que se vaya  a resolver en dos días.

 

PACK FLORES DE BACH MIEDOS PETARDOS

 

Recomendaciones

  • Dos semanas antes más o menos  empezaréis a tomar  Flores de bach en la que trabajar los miedos,la inseguridad, los nudos emocionales, la ansiedad
  • Tú también comenzarás a tomar flores de Bach  porque es una situación que te afecta y es necesario estar en calma(gestión emocional) sentirte tranquila,para los pensamientos y la ansiedad
  • Cuando empiecen los petardos se empieza a tomar el remedio de urgencia emocional de flores de Bach todas las veces que sean necesarias ( Hay uno incluido en el PACK FLORES DE BACH MIEDOS PETARDOS )
  • No lo sobreprotegerlo (caricias, brazos, mimos, besos, hablarle…) como si consolases a un niño porque causas el efecto contrario.
  • Dejarle un sitio seguro y dejar que se esconda sin obligar sacarlo
  • Reducir o camuflar el ruido bajando las persianas poniendo música
  • Dar normalidad al asunto

 

Tu trabajo no ha acabado una vez que pases los días críticos, de hecho acaba de empezar.Sus emociones y las tuyas no pueden dejarse en un cajón olvidado hasta el año siguiente, o hasta el próximo problema. Y si quieres soluciones reales no debes conformarte con parches pasajeros, por lo cuál seguiréis tomando flores hasta que la mejoría sea evidente.

“Las épocas de más calma son las mejores para exponer a tu animal poco a poco a ruidos o trabajar aquellos aspectos en los que ambos necesitáis una ayuda. Primero porque tú estarás emocionalmente más tranquila siendo capaz de ayudarle y segundo porque para todos(incluidos ellos) es más fácil comenzar por algo que nos da un poquito de miedo e ir avanzando mientras ganamos seguridad”

 

No esperes siempre  a comprar el billete cuando el avión está a punto de despegar, es un consejo. El  PACK FLORES DE BACH MIEDOS PETARDOS es la ayuda que necesitas para empezar a poner solución al problema 

 

 

 

Noelia

 

Publicado el Deja un comentario

PROBLEMAS DE SOPREPESO EN GATOS

gato sobrepeso- objetivo emoción

El número de gatos que conviven con nosotros en casa va creciendo poco a poco y, con ello, también los problemas de sobrepeso. Un gato regordete como Garfield puede parecernos muy gracioso, pero esos kilitos de más pueden traer consigo consecuencias negativas para nuestro pequeño felino.

 

¿Cómo puede afectar el sobrepeso a mi gato?

El sobrepeso afecta a nuestros gatos de forma negativa aumentado la probabilidad de que sufra ciertas enfermedades que pueden reducir su calidad e incluso su esperanza de vida.

Si nuestro gato soporta de forma continua un peso superior al habitual, esto puede afectar a sus articulaciones desgastándose más de la cuenta y provocando artritis o empeorándola.

Además, diversos estudios relacionan la obesidad con diferentes enfermedades como diabetes, problemas cardíacos, problemas del tracto urinario, hígado graso o insuficiencia respiratoria.

 

¿Cómo saber si nuestro gato tiene sobrepeso?

El peso ideal de cada gato dependerá mucho de su tamaño. No puede pesar lo mismo una gatita pequeña como  que un gatazo con tamaño de pantera. Si tenemos dudas, podemos acudir a nuestro veterinario de confianza para que nos oriente sobre el peso aproximado que debe tener nuestro gato y, de esa forma, podremos controlarlo en casa.

Si queremos pesar a nuestro gato en casa de forma aproximada, solo debemos pesarnos nosotros primero y después hacerlo con él en brazos para calcularlo. Además, existen ciertos indicativos que nos pueden avisar de que nuestro gato necesita ponerse a dieta:

 

  • Nivel 1 de Sobrepeso: Barriga: El primer indicativo de que nuestro gato está acumulando grasa es la barriguita. Si notamos una bolsita de grasa que cuelga en la zona del abdomen es que nuestro gato empieza a engordar. Es normal que los gatos caseros cuenten con esta barriguita, pero no debemos dejar que esto pase de aquí.
  • Nivel 2 de sobrepeso: Cintura: El gato observado desde arriba debería tener una pequeña curva hacia adentro en la zona de la cintura, donde acaban las costillas. Si esta curva es inexistente o es hacia afuera, toca empezar la dieta.
  • Nivel 3 de sobrepeso: Costillas: Si palpamos la zona de las costillas de nuestro gato debemos ser capaces de localizarlas y contarlas (sin que se marquen de forma excesiva). Si no podemos diferenciarlas… nuestro gato sufre sobrepeso.

 

¿Cómo evitar o eliminar el sobrepeso?

El peso de nuestro gato dependerá principalmente de dos factores, alimentación y ejercicio, por lo que debemos trabajar sobre ambos para conseguir que nuestro gato se mantenga en su peso.

 

  • Alimentación de calidad

Optar por una alimentación de calidad y con un nivel de grasa que no sea muy elevado permitirá a nuestro gato mantenerse en su peso. El gato es carnívoro estricto, por lo que ideal es optar por un pienso con un alto contenido en carne (evitando subproductos) y evitando cereales. Además, debemos comprobar que el porcentaje de grasa no sea muy elevado y que contenga la fibra necesaria.

Nuestros gatos están acostumbrados a contar con comida a su disposición durante todo el día y, si no hay un problema detrás, ellos se regulan comiendo únicamente lo que necesitan. Si nuestro gato sufre ansiedad por la comida, debemos preguntarnos que lo está causando y ponerle remedio.

Está muy extendida la creencia de que la comida húmeda engorda, pero esto no es así. Si buscamos un alimento húmedo de calidad con alto contenido en carne o pescado estaremos ayudando a nuestro gato a mantenerse bien hidratado y el porcentaje de materia grasa que contiene es muy bajo.

 

  • Ejercicio

Los gatos que viven en el exterior o que tienen acceso a la calle reciben una estimulación constante que les hace moverse y ejercitarse: necesitan cazar para comer, huyen de peligros, persiguen a otros gatos, etc.

Los gatos caseros no tienen esas necesidades ya que encuentran su comida y agua disponible en todo momento y no ven peligrar su territorio por lo que pueden acomodarse. Por ello, debemos estimularles en casa para se ejerciten y así conseguir que se mantengan en forma y no tengan sobrepeso.

Debemos descubrir lo que le gusta a nuestro gato (ratones, cañas, etc) y dedicar un ratito cada día a jugar con él. Además, si colocamos árboles rascadores o estanterías por las que puedan subir, estas pueden funcionar como un gimnasio para ellos. Si queremos incentivarles para que las usen, podemos colocar en las alturas comida o juguetes.

 

  • Comederos interactivos

Los comederos interactivos pueden ser unos grandes aliados contra el sobrepeso. Para conseguir el pienso, tu gato deberá ingeniárselas para sacarlo del comedero lo que hará que coma más despacio y racione mejor la comida.

 


CELIA  
Publicado el Deja un comentario

EL GATITO QUE SALTÓ POR LA VENTANA

gatos ventana -objetivo emoción

Entre los veterinarios hay algo que se conoce como el síndrome del gato paracaidista y es esa urgencia típica de un gato que se ha caido por la ventana. Puede que lo hayais vivido con vuestro gato, que conozcais alguno al que le haya pasado, pero si no creed en mi palabra: es algo muy común. ¿Qué por qué hay en el mundo un montón de gatos aventureros e inconscientes, quizá incluso suicidas? Bueno, porque ellos a base de tanto repetírselo también se creen que tienen siete vidas.

 

Gatos y ventanas 

La realidad es que es común que los gatos se caigan de las ventanas porque viven en pisos con nosotros.Pisos altos donde el único acceso al exterior que tienen es mirar por una ventana cerrada la actividad de la calle.

Y todos lo sabemos, a los gatos les encaaaaanta mirar por la ventana. No sólo eso, también les encanta tomar el sol, acechar a los pájaros que se posan en el afeizar… Y lo hacen muchas veces, muchísimas y si se lo permitimos se pasean por el afeizar y se colocan allí en posturas imposibles a echar una siestecita. Y nunca pasa nada. No. Porque ellos son ágiles, son equilibristas, son casi como cabras montesas en rocas escarpadas. El problema es que hasta el más ágil puede sufrir un tropezón, hasta el más equilibrado se puede desequilibrar.

 

La curiosidad es innata en los gatitos. No es por nada que el refrán que habla sobre lo peligroso de ser curioso sea sobre un gato. Especialmente son curiosos y hasta temerarios cuando son pequeños, después, en la edad adulta ya tienden a ser más cautelosos y un poquito más miedicas. Pero siempre quedan kamikazes de la vida. Y aunque no lo sean, hay cosas que no se pueden controlar.

Les encanta espiar a los vecinos. Y a veces se asoman demasiado para ver que es lo que está pasando en el barrio. O, a veces, su instinto cazador les hace saltar para atrapar a esa paloma que se pasea por su ventana como si tuviera derecho a invadir su territorio. El caso es que se caen. En un momento están y al siguiente no.

Os sorprendería saber la cantidad de casos en que no les pasa absolutamente aunque caigan de un cuarto piso. Os sorprendería pero en otros muchos casos sí que les sucede.

Ellos son duros, tienen siete vidas puede que sea verdad. Pero todo marcha mucho mejor cuando tienen las siete completas y no tenemos que empezar a hacer la cuenta atrás.

Ventanas para gatos

Por favor mucho cuidado con los gatos y las ventanas.Pero por favor no les prohibais acercarse a ellas. El poder mirar por la ventana es un enriquecimiento ambiental más eficaz que ofrecerle miles de racadores super sosfisticados. Pero siempre con precaución.

 

  • Las ventanas cerradas les permiten mirar sin riesgo
  • ¿Qué tal una plataforma a la altura de la ventana para sus largas siestas al solecito?
  • Las ventanas abiertas con mallas de seguridad les permiten además estímular sus sentidos con sonidos y olores.

Buscad la forma que más os convenga y más seguridad proporcione a vuestro felino. Más vale prevenir que curar y aunque los gatos siempre caen de pie, como buenos esclavos humanos nos corresponde asegurarnos de que no les va a pasar nada. Los descuidos del esclavo humano pueden ser a veces lo verdaderamente peligroso.

Recordad siempre que la curiosidad mato al gato pero que matar la curiosidad puede hacer que la vida no merezca tanto la pena. Dejemos a los gatos ser gatos y nosotros como humanos encarguémonos de que puedan serlo felices y seguros.

 

Un abrazo

 

MARÍA 

  • Licenciada en veterinaria.
  • Doctorada en bienestar animal.
  • Máster en etología.
  • Diplomada en terapéutica homeopátca.
  • Postgrado en homeopatía clínica.

 

Publicado el 1 comentario

EL ACICALAMIENTO GATUNO: Limpieza total

gatos acicalamiento - objetivo emoción

Que los gatos son muy limpios y pulcros (al menos la mayoría) no es ningún secreto. A ellos les gusta tener cada cosa en su sitio para evitar suciedades innecesarias. A veces hasta son extremadamente “tiquismiquis”. La comida en el sitio de la comida. Y el arenero en el sitio del arenero. ¡Y no los pongas demasiado juntos esclavo humano!

Ah, y por supuesto si el baño del señor gato no está bien limpio no se le ocurrirá acercarse… ¡ya buscará otro sitio más adecuado para hacer sus necesidades! Muchas veces los problemas de eliminación inadecuada pueden ser derivados de una incorrecta o infrecuente limpieza del arenero… así que cuidado con estos mininos.

 

ELIMINACIÓN INADECUADA EN GATOS : ¿Todo es estrés?

 

Y claro, como limpios que son ellos no se pueden olvidar de su ducha diaria… ¡pero ni se te ocurra acercarlos al agua, por favor! Que les puede dar un patatús. Ellos se lavan a su manera. Y es una manera muy buena ¿eh? Con esa lengua áspera que tienen se limpian todo el cuerpo en un momento. Bueno… lo que se dice en un momentito tampoco… porque ellos dedican casi el 10% del tiempo que pasan despiertos a esta labor… sí sí, ya sé perfectamente que el tiempo que pasan despiertos tampoco es mucho…

 

Beneficios de la limpieza gatuna

El caso es que este ritual que tampoco parece que sea en realidad tan tan higiénico (a nosotros no se nos ocurriría nunca lavarnos con saliva… ¿no?), a ellos les sirve para más que simplemente quedar limpitos y como nuevos.

 

  • En primer lugar, el roce de su áspera lengua y las propiedades de su saliva actúan como un efectivo remedio contra los ectoparásitos (pulgas, garrapatas, etc). Pero ¡ojo! que esto no quiere decir que porque ellos se acicalen solitos nos libremos de ponerles su pipeta u otros remedios antiparasitarios cada mes. Para algo somos sus esclavos y responsables de su salud y bienestar…
  • Por otra parte, el ritual de acicalarse sirve como termorregulación para su cuerpecito, ya que los gatos como sus amigos los perros no sudan (aunque sí existe cierto intercambio térmico de este tipo por las almohadillas de las patas y mucosas) los pobres mininos se han tenido que buscar esta nueva forma de refrescar y perder calor.
  • No sólo esto, si no que el acicalamiento también puede tener fines sociales. En el contexto social, el acicalar a los demás y dejar que otros les acicalen ayuda a disminuir tensiones y evitar reacciones agresivas y el estrés, mejorando la cohesión del grupo. Así que sí, cuando los gatos se acicalan mutuamente podemos concluir que están haciendo algo parecido a darse besitos… puede que de amor o puede que pidiendo disculpas y reconciliándose ya que muchas veces este acicalamiento se lleva a cabo para disminuír la tensión tras una pelea.

 

Este comportamiento es un comportamiento natural que resulta muy necesario para el bienestar de nuestros amigos felinos. Ni su exceso ni su defecto son una buena señal. Un gato normalmente deja de acicalarse cuando está deprimido o sufre estrés. Y normalmente, durante la enfermedad (sea la que sea) ésta puede ser una de las primeras señales que nos indiquen que algo va mal. Si vuestro gato deja de acicalarse o de jugar y parece apático, es mala señal.

 

Sin embargo, el estrés o las enfermedades que generen picor o irritación en determinadas zonas del cuerpo pueden producir precisamente el efecto contrario y aumentar la frecuencia o la intensidad del acicalamiento, llegando incluso a producir alopecia, irritación de algunas zonas, inflamación y heridas. Al igual que en los humanos el aumento de esta conducta puede también asociarse a conductas compulsivas, en estos casos estad muy atentos al comportamiento de vuestro felino y buscad siempre la opinión de un etólogo.

Sí, amigos, nuestros gatitos siempre quieren estar limpios, pero eso de que nos encarguemos nosotros de su higiene y estética corporal no les mola un pelito. Así que procuremos estresarlos lo menos posible tratando de ponerlos guapos… ¡bastante guapos son ellos al natural! Los gatos quieren estar limpios… pero no relucientes.

Recuerda que seguimos aquí para ti y tus animales

 


MARÍA 

  • Licenciada en veterinaria.
  • Doctorada en bienestar animal.
  • Máster en etología.
  • Diplomada en terapéutica homeopátca.
  • Postgrado en homeopatía clínica.
Publicado el Deja un comentario

GATOS, COMUNICACIÓN VISUAL : ENTENDER A MI GATO

Terminando con el tema de la comunicación en el mundo gatuno, nos falta hablar de un tipo de comunicación muy útil y bastante directa. La comunicación visual. ¿Qué cómo se comunican nuestros amigos felinos visualmente? ¿Mirándose a los ojos, que son el reflejo del alma, como adolescentes enamorados?

 

Seguro que hay gatitos enamorados que se miran durante horas a los ojos en algún lugar del mundo, pero los gatos que yo conozco no hacen esto qué queréis que os diga… como en el caso de los humanos una parte muy importante de la comunicación es visual y sobre todo abarca las expresiones faciales y la postura corporal.

 

Si quieres entender a tu gato

En las expresiones faciales que debemos reconocer para entender el humor de nuestro gato y las interacciones entre mininos, destaca sobre todo el papel de las orejas y los bigotes.

 

Es lo más llamativo que tienen en sus preciosas caras así que es lógico que lo utilicen para decir cosas.

 

  • Las OREJAS  están erguidas (en una postura natural) cuando el gato está relajado, sin embargo se echan hacia atrás ligeramente cuando el gato está nervioso o inseguro. Otra ocasión en la que me imagino al gato con las orejas ligeramente echadas hacia atrás es cuando sospecha… cuando sospecha de ti… “¿qué estará haciendo ese humano rebuscando entre mis juguetes?” “¿Para qué robará cada día mis heces y qué hará con ellas?”. Acompañando a la postura de las orejas con unos ojos ligeramente entrecerrados, por supuesto. Las orejas hacia adelante acompañadas de bigotes tensos y mirada fija con ojos ligeramente  entrecerrados nos avisan de que el gato está muy enfadado y son típicos de la agresividad ofensiva.  Cuando las orejas están totalmente recogidas hacia la parte trasera de la cabeza cuidado, es una expresión de miedo que fácilmente puede resultar en agresividad defensiva.
  • ¿Y los BIGOTES? Los bigotes se tensan hacia adelante acompañando al cambio de postura de las orejas también en estas ocasiones. Y ya cuando abre la boca enseñándonos su maravillosa dentadura afilada… yo diría que realmente hemos molestado a ese lindo gatito.

 

Pero no sólo de cara vive el gato y el resto del cuerpo también tiene cosas que decir.

  • El PELO DEL LOMO se eriza cuando el gato siente miedo o cuando está dispuesto a atacar. Si os lo estáis preguntando sí, es una forma de parecer más grande y fiero ante su contrincante.
  • Igualmente, la POSTURA CORPORAL  en situaciones de miedo se va modificando en función de la intensidad de la emoción. Cuando un gato se asusta primero tiende a encogerse (para ocultarse del posible peligro) pero si el peligro no pasa y se ve acorralado empezará a arquear la espalda preparado para correr o atacar. ¿Conocéis la postura del gato Halloween? Es el típico gato negro con lomo arqueado y pelo erizado, patas completamente estiradas, orejas atrás y enseñando la dentadura, que nos pintan como terrorífica en la noche más terrorífica del año. Y es como se conoce entre los etólogos a la postura típica de la agresividad defensiva. En el caso de la agresividad ofensiva, el gato también trata de parecer grande pero no arquea el lomo ni eriza el pelo si no que estira las patas y levanta la grupa.

 

¿Y posturas de sumisión? ¿Creeís que es posible que los gatos tengan algunas posturas de sumisión para evitar conflictos parecidas a las de los perros? Pues según algunos autores sí. Cuando un gato rueda por el suelo ante ti, o te enseña la tripa, esto puede querer decir que no quiere conflictos… pero yo cuanto más lo pienso más segura estoy de que o lo hacen para despistarnos y que creamos que nos respetan mientras hacen lo que les viene en gana (como buenos amos del universo) o lo hacen simplemente para que les rasques la barriga que es muy agradable y para eso eres su esclavo humano… Triple lo hace para saludar cuando llegamos a casa, nada de cola en alto ni saludos amistosos, él nos recibe con un “ah, por fin estás aquí humana, agáchate ante mí y rascame la barriguita”.

Y los esclavos humanos obedecen, ¿cómo no hacerlo?

 

 

  • La COLA  merece mención aparte y es que aunque no sea tan expresiva como la de sus amigos (o no tan amigos, o eso les quieren hacer creer para que se confien y dominar el mundo) los perros, también nos dice muchas cosas que nos puede gustar saber. Al igual que arquean el lomo al sentirse amenazados también pueden arquear la cola (con pelo erizado por supuesto) para tratar de aparentar un mayor tamaño corporal. Cuando la postura del cuerpo y la expresión facial son relajadas y el gato se acerca a alguien con la cola levantada (lo que Triple no hace porque es un orgulloso) es un saludo amistoso (animales sociales, recordad que hablábamos de ellos en el primer artículo sobre etología felina). Pero el movimiento de la cola de un lado a otro no indica alegría y felicidad… o al menos no en la mayoría de las ocasiones. El balanceo de cola de los gatos es una señal de nerviosismo. Es una señal a tener en cuenta, pero siempre tenemos que observar el contexto, los gatos la mueven cuando acechan una presa pero también en un contexto de juego.

 

La comunicación visual no acaba aquí y es que parte de la comunicación olfativa de la que hablábamos en el artículo pasado, se acompaña también de comunicación visual. El marcar un territorio con heces es visual al tiempo que olfativo. Y el marcaje con las uñas… ¿quién no se ha dado cuenta de que el marcaje con las uñas deja señales visuales muy claras en las cotinas, el sofá o nuestra ropa nueva? Es un “yo estuve aquí y me pareció un estupendo rascador”.

Recordad que si alguna vez os encontráis un gato Halloween en una noche oscura, él es el primer asustado, pero puede que al final el miedo… lo acabéis pasando vosotros.

 

Un abrazo,

 

María