Publicado el Deja un comentario

Cómo ser madre (en estos tiempos) y no morir en el intento

ser mama y no morir en el intento

Todavía recuerdo cuando era “la madre perfecta”. ¡Eso fue antes de tener hijos! Siempre que veía alguna escena que me llamaba la atención con niños, me preguntaba cómo es posible que eduquen así a los niños… ¿Por qué no consigue que le obedezca? ¿Por qué criamos niños tan caprichosos?Yo obedecía y no me comportaba así de pequeña.

En definitiva juzgaba inconscientemente a mamis por una escena puntual y sin ningún tipo de información sobre su vida, su día, su nivel de estrés…Madre mía cuánto he cambiado desde aquellas reflexiones… Y menos mal

 

De 0 a 3 niños en 15 meses ¡Horror!

Le pongo en situación, entré en el mundo de la maternidad por una de las puertas grandes que existen.

Pase de cero a tres niños en 15 meses, casi nada para una persona que no le había dado muchas vueltas a esto de convertirse en mami.De hecho si me hubiesen dejado ver esta escena de mama de 3 peques en 15 meses, casi seguro que hubiese salido corriendo…

El caso es que mi primer año de maternidad de mellizos fue una experiencia maravillosa, rebosaba amor por todas las células de mi cuerpo, un amor desconocido para mí hasta ese momento. También es cierto que estaba muy cansada porque me levantaba como 8 veces a darles pecho hasta que aprendí a darles el pecho a la vez y reduce la tomas a la mitad.

Pase de derramar amor al estrés más absoluto porque cuando mis mellizos tenían 15 meses llego mi tercer bebé.

Aquí mi mundo se derrumbó, era imposible atender  y satisfacer las necesidades de mis 3 bebés.Mi sensación de incompetente me acompañó durante bastante tiempo, era completamente imposible salir a la calle (durante más de 4 meses no pude salir sola a la calle).

Yo misma me pisoteaba, me empequeñecía y me machacaba viéndome y creyéndome totalmente incapaz de cuidar a 3 y siempre rondaba por mi cabeza “tengo 2 brazos, 2 manos y 2 tetas…. Pero 3 no.

Estaba obsesionada con no poder prestarles la atención a cada uno que me hubiese gustado porque si por algún casual tenía algún pensamiento fugaz de ser mamá siempre me decía a mí misma “no sé si tendré hijos, pero si algún día tengo sin duda les voy a dar toda la atención del mundo”.

Vivimos un tiempo en modo supervivencia y como todo en la vida esto también pasó y me dejó grandes aprendizajes…, de hecho ha sido mi mayor bendición.

“Los niños traducen el amor de sus padres en función de la atención que reciban de ellos. De hecho si veo que mis padres ponen más atención al trabajo, a limpiar la casa, a su móvil, a sus hobby, yo como niño sentiré que no soy importante para él, porque no me pone en primer lugar y esa emoción irá impregnando mi cuerpo sin darme cuenta”

Esta es la percepción de los niños que no tiene por qué ser la realidad.La mayoría de los padres amamos a nuestros hijos con locura, aunque a veces mandemos mensajes contradictorios o no sepamos demostrárselo porque no nos han enseñado .

 

Emociones

Aquí entran en juego las emociones.En esta sociedad que vivimos, las emociones son las grandes desconocidas, cuando deberían ser lo más importante del mundo. Lo primero que deberíamos enseñar a nuestros hijos es a sentir y a nombrar sus emociones.

Mejor dicho, los niños lo que mejor saben hacer es sentir, es vivir en el presente, expresar sus emociones y estar conectados con su cuerpo,  a medida que van creciendo se desconectan de esta maravilla de la conexión, y dejan de mirar hacia dentro y empezamos a mirar hacia fuera.

Empiezo a poner el foco en cómo conseguir atención y mirada, primero de mi familia y luego en el mundo. Es una manera  incorrecta porque empezaré a comportarme como quiere mi familia, mis amigos o mis compañeros, porque en realidad, lo que quiero es que la gente me acepte y me quiera y muchas veces empieza con un simple:

“No seas malo que así no te quiero”“No llores que te pones muy feo”

Los padres, muchas veces vivimos de manera inconsciente, y simplemente educamos como nos han educado, al igual que educaron nuestros abuelos a nuestros padres y así sucesivamente.

En ningún momento nos hemos planteado que todo esto empieza a sembrar secuelas en mí, en mi autoestima y que más delante de adulto seguirán ahí a no ser que me duela lo suficiente y me entre ganas de cambiarlo.

 

Para enseñarles a nuestros hijos a gestionar sus emociones, primero hemos de aprenderlas nosotros. Las emociones no son ni buenas ni malas, simplemente son y si estamos atentos nos dan mucha información sobre nosotros

 

Cuando yo estoy conectado con mi ser, puedo entender perfectamente en que lenguaje me habla mi cuerpo.
De hecho cuando somos niños estamos megaconectados a nuestro sentir, es a medida que vamos creciendo que vamos bloqueando las emociones porque la sociedad no permite ciertos comportamientos, porque si me comporto de una manera en concreto tantos mis padres y las demás personas me van a penalizar y me van a retirar la mirada y eso me hace sufrir.

Por lo tanto empiezo a bloquear mis sentimientos y dejo de sentir y me desconecto de mi ser de mi esencia de lo que yo soy y de lo que he venido a hacer a este mundo.

 

Pase lo que pase, tú puedes elegir cómo sentirte

Como he dicho antes,  todavía me faltaban grandes cosas por aprender, por perdonarme y por hacerme responsable 100 % de mi propia vida y la vida me envió a 3 bebes en 15 meses y me dijo a ver cómo te las campaneas, a ver si eres capaz de prestarle toda la atención que quieres a cada hijo.Y este fue mi punto de quiebra y aprendí  que pase lo que pase, aunque vivas la circunstancia que sea, tú puedes elegir como sentirte.

A veces resulta imposible entender esto en las familias, por eso te recomiendo el libro del psiquiatra Viktor E. Frankl “El hombre en busca de sentido” fue prisionero en un campo de concentración durante mucho tiempo y experimentó una experiencia desnuda. Él lo perdió todo, vio destruir todo lo que valía la pena, padeció hambre, frío, brutalidades, estuvo muchas veces a punto del exterminio… ¿Cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla?

En su libro habla de la capacidad humana de trascender sus dificultades y descubrir la verdad conveniente y orientadora.

A sus pacientes con múltiples padecimientos suele preguntarles ¿Por qué no se suicida usted? Y descubre lo que a cada uno le ata a la vida, a unos los hijos, a otros los padres, a otros su propósito.

Yo cada día elijo ser feliz, he aprendido que nadie tiene poder sobre mí excepto lo que yo permito.Para mí, lo más importante es “cuidarme para cuidar” porque no puedes darle a  los demás nada que no lleves dentro. 

¿Cómo?¿Qué quieres decir?

Si tú tienes agobio, depresión, estrés, ansiedad, eso es lo que vas a dar a los demás porque tu vibración es esa.En cambio si tú te llena de amor, de paciencia, de respeto,  eso es lo que darás a los demás porque es lo que hay en tu interior. De hecho lo que vemos en el exterior de las personas (su energía, su luz, su amor, su rabia, su enfado, su culpa…) es lo que llevamos por dentro.

Y tú no puedes dar nada a nadie que no tienes.

 

De ahí uno de mis grandes aprendizajes fue que el poder y la magia están dentro y que cuando tú trabajas en ti, da igual tus circunstancias, da igual lo que ocurra que nadie va a tener poder sobre ti, que tú eliges cómo quieres vivir

 

Cuando decido volverme responsable, despierto y soy consciente de que me he pasado gran parte de mi vida en piloto automático, dejándome llevar por mis creencias, por el hacer, por el no sentir, por el bloquear mis emociones, por las prisas, por la sociedad, por el que dirán y por un montón de razones más y decides no volver a dejar que tu programación te siga llevando de aquí para allá y decides SENTIR, tu vida cambia.

Cuando digo sentir me refiero a vivir mis emociones tal cual vienen, da igual que sean emociones de rabia, de miedo, de alegría, de tristeza… Da igual porque cuando yo le abro la puerta a las emociones, tal como entran, las saludo por su nombre y se van. Y cuando aprendes a SENTIR, te das cuentas que puedes elegir, y cuando eliges cosas diferentes, cambias.

 

Sé el cambio que quieres ver en tu hogar.

Tus hijos seguirán tu ejemplo, no tus consejos.

 

 


 

EXPERTA INVITADA: Manuela Melgar Hidalgo

Fundadora de “Mamás con Alma” y autora del método “Reiníciate como Mamá y Nutrición con Amor”. Especializada en Inteligencia Emocional para familias. Máster PNL. Máster de emprendedores.

Canal de Youtube: “Mamás con Alma”

Facebook: https://www.facebook.com/mamasconalma

Instagram: @mamasconalma

 

Publicado el Deja un comentario

Cómo hablar con un adolescente sin discutir (y que te escuche)

Cuando se habla de la adolescencia muchas veces parece que hablamos de seres de otra galaxia y es que en muchos casos es así como se sienten por cómo los tratamos.

Y es que la adolescencia…¡no es fácil! Sino piensa en la tuya: los cambios hormonales hacen que tengas un humor diferente cada día, las relaciones personales se complican y en general, se produce la llamada “búsqueda de la identidad”, es decir, responder a la pregunta de quién eres. Si a eso le añadimos que pasas de tener 4 responsabilidades a tener unas cuantas más ya que “ya eres mayor para…”

¿Recuerdas esa frase que te decían tus padres? A mi todavía me chirría.

Bueno pues si a todo eso le añadimos unos padres con lo que implica esa etapa, los asuntos de la edad, la sobreresponsabilidad de algunos y la escasez de ella en otros y la gestión emocional que mucha veces se va por la ventana, tenemos una perfecta mezcla explosiva.

Por ello, con este post te daré algunas claves para que la comunicación con tu hijo/a adolescente mejore.

¡Vamos allá!

 

Adolescentes vs padres: una comunicación positiva es posible

Cuando hablamos de comunicación nos solemos centrar en el mensaje pero olvidamos el componente emocional cuando las emociones son parte de nosotras/os. Y ahí está la clave y dónde vamos a poner el foco, en las emociones que suscitan ciertas cosas:

? Puntualizar

Nuestra intención es indicar que es lo que se debe hacer y lo que no esperando que el menor lo haga, ¿problema? Que genera un deseo enorme de querer transgredir las reglas.

Si algo destaca la adolescencia es la rebeldía y es que el adolescente quiere decidir cómo es el mundo, no como nosotros y nosotras lo vemos.

Esto también pasa cuando sermoneamos a los menores, de nuevo creemos que nuestra verdad es “la única”. En esa etapa no buscan una verdad única, buscan la suya.

?Recriminar

Básicamente lo que se hace al recriminar es generar la emoción de la culpa en el menor.

Cuando no genera esta emoción se produce rabia y rechazo y ambas, anulan la culpa. Además de que aparece un deseo de escaparse o de atacar. Recuerda que le estás acusando y por lo general…atacamos.

?Victimismo

Más que una forma comunicativa es un rol, un papel. Cuando los padres entran en este rol lo que tratan es de influenciar al adolescente a que corrija aquellos comportamientos que le han generado malestar en la familia.

¡Cuidado! Tu hija o hijo puede tomar el otro rol, el de verdugo y si me permites darte otro consejo…una víctima siempre busca un verdugo y un verdugo, una víctima.

?Frases del tipo “te lo dije” o “déjalo, ya lo hago yo”

Estoy seguuuura de que te acabas de acordar de algún momento así con tus padres y no de adolescente sino de adulto porque los padres, siguen diciendo ese tipo de frases.

Cuando le decimos a alguien “te lo dije” no solo le recordamos que se ha equivocado porque no nos ha hecho caso, sino porque genera la sensación de que no le hemos escuchado o no e hemos dado importancia a su opinión.

En cambio cuando le decimos “déjalo, ya lo hago yo”, a nivel emocional se recibe el mensaje “déjame que tu no eres capaz”.

?Reprochar

El efecto que produce en el menor es de insatisfacción y de sentimiento de incapacidad de conseguir los objetivos adecuados, genera mucha inseguridad.

Con todo ello, no significa que no puedes volver a utilizar esas fórmulas a la hora de comunicarte con tu hija o tu hijo sino que entiendas por qué cuando lo haces genera lo que genera en él o ella. Eso es lo que llamamos empatizar:

Nosotras/os no podemos negar su realidad pero si podemos ayudarles a descubrir otro modo de verla, de esa forma se sentirán entendidas y acompañados.

 

Hablar de las emociones (las suyas y las nuestras) 

No quiero terminar este post sin darte este último consejo: hablale de tus emociones. Poner nombre a lo que sentimos, explicar en primera persona si estamos contentos, enfadadas o emocionados así como quécosas nos hacen sentir bien y mal permitirá no solo que te sientas mejor sino que ellos tomen ejemplo y sean capaces de comunicarnos como se sienten.

Recuerda, eres REFERENTE y generas ADMIRACIÓN, aunque todavía no te lo creas.

 

 Tengo un juego para ti y tu familia, para que comencéis a compartir vuestras emociones. Se llama el juego de la rosa y la espina: cada miembro de la familia debe explicar, por ejemplo aprovechando la cena, cuál ha sido su rosa (el momento más agradable del día) y su espina (el momento menos agradable).

 

Este juego permite escuchar y compartir experiencias emocionales en familia, que pueden ser muy enriquecedoras para todos/as y que podrían pasar inadvertidas sino se pusieran en común.

Y recuerda, confía en ti.

 

 

Trabajo Social | Coach | Formación

www.blancarico.com

Publicado el Deja un comentario

CÓMO MANTENER EL AMOR CUANDO HAY HIJOS (Y CRISIS)

¿Porqué tantas parejas en apariencia estables se rompen tras la llegada de los hijos? Se  supone que la maternidad/paternidad era un motivo de peso para fortalecer la unión entre dos personas que se quieren ¿Dónde quedaba entonces  el amor romántico? ¿Los sueños, las ilusiones? ¿Acaso los hijos agotan el amor ?¿Se puede hacer algo para mantener una pareja a flote a pesar de estar en crisis? 

 

 

¿El amor muere o se mata?

Cuando un bebé llega a casa  las cosas cambian, cambian y mucho. De hecho si eres madre/padre  sin importar la edad de tus hijos ya sabes que tu vida nunca volverá a ser la misma( de antes de tenerlos me refiero). La nueva vida familiar exprime al máximo todos los recursos interiores de los padres hasta quedarte más seco que un desierto.

Mientras el cansancio aumenta , la paciencia y la compresión disminuyen hasta que cualquier insignificante evento es el detonante de una explosión de furia desmedida y  si no cuentas con los  recursos  necesarios para solventar el daño provocado (empatía, asertividad, autoconocimiento, gestión emocional…) la relación poco a poco y de una manera tan sútil que no te darás ni cuenta  hasta que sea demasiado tarde, se irá deteriorando.

Olvidamos que el enamoramiento es solo química cerebral que llena nuestro cuerpo de una oleada de pasión que nos nubla la razón y nos empuja a reproducirnos, pero el amor sin embargo es la suma de pequeñas acciones que crearon un nosotros.

 

“La relación, el amor y el vínculo se erosionan, porque querida mía, no sé si lo sabias, pero el amor no se muere, el amor se mata. Lo matan los silencios cuando es necesario palabras, las ausencias, las faltas de respeto,  los abrazos no dados o el vacío de una caricia”

 

El resultado es que poco a poco la pareja se distancia. Él ya no quiere oír, ni comprender, ni sentir, ella ya no quiera hablar ,ni acercarse, ni hacer el amor. Y de esta manera el orgullo y la indiferencia han comenzando a calentar su cama

Los hijos hacen que la situación en una pareja cambie eso está claro, ya no estás tan descansada, tu área privada ha desaparecido, el sexo disminuye, y los ritmos que seguís ya no son los vuestros, pero también hay un millón de cosas maravillosas que pueden hacer que vuestra pareja a pesar de los baches, el sueño, las discusiones o la adolescencia se vea reforzada.

Sin importar la edad de tus hijos aún estás a tiempo de hacer algo.

 

amor-pareja-cuando-hay-hijos-

 

Cuidar el amor en la pareja

Quiero partir en este punto desde la aclaración de que no existen las parejas perfectas, esas imágenes que ves en el instagram de familias sonrientes  siempre bien vestidas con decoraciones impecables y que viven cada día de sus vidas como si fuese una peli de antena tres. ¡No existen! el amor son época, épocas buenas, épocas malas, épocas indiferentes, épocas de distanciamiento, épocas de unión ….. Olvídate de intentar aspirar a tener esto para ti, porque nadie es perfecto, ni feliz todo el tiempo, no te autoengañes.

 

Nadie puede controlar su vida real como lo puede hacer en las redes sociales porque en tu día a día los filtros o los retoques no existen,lo que ves es lo que hay. Tan solo estás tú y ese hombre con barriga al que se le mete el calzoncillo por la rajilla del culo de una forma muy poco erótica, pero que cuando tu madre ingresó en el hospital no se separó de ti ni un instante. Y eso es lo que vale, que la balanza gane hacía lo que suma.”

 

Por eso lo ideal es que busques el equilibrio que a ti te haga tener una vida satisfactoria y  que te compense hoy, porque mañana quién sabe lo que puede pasar.

Ya sé que cuando tienes hijos todo se complica y el esfuerzo es el doble, por eso quiero darte unos consejos para trabajar las emociones, la pareja, habilidades que tanto tú como tu pareja tenéis que trabajar para cambiar la situación y que sé que funcionan.

 

hombres-pareja-objetivo-emocion-

Habilidades que tiene que trabajar un HOMBRE 

Tú como hombre eres una parte importante de la pareja, y como padre ya ni te digo, por eso es necesario que desarrolles ciertas habilidades si quieres que vuestra relación familiar siga hacía delante

 

    EMOCIONES


Quitar el miedo a expresar su  parte emocional o vulnerable. A los hombres hablar de emociones les cuesta un huevo, no están preparados porque desde niños fueron entrenados para negarlas o reprimirlas, y están en una clara desventaja frente a nosotras las mujeres.por eso no te quedará otra que aumentar nuestra paciencia a la máxima potencia, porque a tu pareja verte tan emocional le bloquea. Si eres hombre tendrás que trabajar mucho tu área emocional y poner de tu parte. Las flores de Bach pueden ayudarte

PRIVILEGIOS


Aprende a perder privilegios. Ni eres un rey con sirvientes, ni vives en un castillo que se limpia solo, ni esto es un cuento de hadas .Seamos sinceros la sociedad,  la cultura, la familia,  han dotado al hombre de mayores privilegios en prácticamente todos los sectores, y en el familiar se llevan la palma. Venimos de generaciones en la que al hombre apenas se le exigía en la vida familiar nada mientras que la mujer hacía todo

 

Hay que hacer las cosas diferentes Si eres hombre participa, colabora, adquiere responsabilidades de forma voluntaria,  y eso no quiere decir que la digas lo que tiene que hacer o en lo que se está equivocando o por qué no debe quejarse, tampoco acomodarte en el sofá y delegar en ella el peso de las gestiones familiares  o de pareja.Sabes que tu mujer tiende a querer encargarse de todo y de todos olvidándose de ella misma, ayúdala animandole a que delegue responsabilidades y se deje ayudar, porque tú de eso sabes mucho y sin embargo a ella le cuesta”

 

SEXO


La ausencia de sexo es una de las máximas preocupaciones de un hombre. No sé si lo sabes pero está científicamente probado que cuando las mujeres nos estresamos   nuestro libido baja al subsuelo, las emociones están descontroladas y tenemos más ganas de que nos atropelle un tren a  tener sexo. Se comprensivo y ponte en su lugar no te enfades si el sexo disminuye , tienes que desarrollar tu  empatía a tope porque tu pareja necesita de ti, de tus abrazos, tu cariño, tus atenciones……

 

 

FRUSTRACIÓN


Aprende a gestionar la frustración que sientes cuando hay tensión en casa, los niños no obedecen o las cosas no salen cuando  o como quieres. Aprende a gestionar la frustración que sientes cuando la  haces daño o sientes que no eres capaz de hacer feliz a la mujer que quieres con lo que hasta ahora sí que te funcionaba. Tu mujer sabe hacerse feliz sola ( o debería saber) pero quiere que seáis un equipo juntos. Un equipo en el que cuando uno flojea el otro tira del carro.

 

Un consejo final,Habla, habla mucho con ella, y escúchala con el corazón, puede que tú no lo necesites pero para ella es imprescindible que lo hagas, le hará sentir querida y verá que te importa lo vuestro.

 

 

Habilidades que tiene que trabajar una MUJER  

Los hombres tienen que trabajar aún mucho para estar más presentes en la vida familiar e invertir fuerzas en la pareja,pero nosotras las mujeres no nos quedamos cortas, queremos hacerlo todo tan bien que acabamos cometiendo  errores garrafales que nos dañan y destruyen las relaciones de pareja-familiares. Aquí tienes varios puntos en los que tendrás que trabajar.

 

AUTOEXIGENCIA


Ese listón insuperable que te pones tu solita, esa manía de ser perfecta, esa tontería de compararte con la Mari o la Pepi. Tienes que  trabajar dentro de ti para rebajar la autoexigenci. Tu vida ha cambiado,  ya no puedes ser una mujer que trabaje como si no tuviese familia,  ni puedes ser una mujer que esté en casa olvidándote de que tienes  trabajo. Baja el listón, potencia el egoísmo y empieza a pensar más en ti y menos en los demás, aprende a decir no sin sentirte culpable. 

 

PIENSA EN TI


Dedica tiempo a conocerte y a escucharte, deja de estar tan pendiente de los demás. Para ayudarte en este aspecto  tengo una herramienta ideal que he creado para ti. PINCHA AQUÍ  . Trabaja el egoísmo no descuides tu área personal, así como a los hombres no les cuesta nada pensar en ellos a nosotras nos cuesta un riñón y medio porque nos han entrenado para cuidar y pensar en los demás. Deja la culpa a un lado, piensa en ti, si necesitas descansar descansa, si necesitas quedar más con amigas házlo, si necesitas irte un finde semana sola adelante, invierte en ti, no esperes que sea tu pareja la que lo haga porque eso es cosa tuya.

 

HABLAR SIN CRITICAR.


Aprende a dialogar y a discutir con clase. Hablar desde el “yo me  siento” en lugar desde el “tú me has hecho”. Las mujeres tendemos a acumular mucha emoción en las conversaciones pendientes y cunado por fin logramos tener un rato para charlar con nuestra pareja los bloqueamos con tanta crítica. Está bien desahogarnos o compartir aspectos que te preocupen pero no olvides tener conversaciones graciosas o que no tengan que ver con hijos, familia o problemas.

 

NO ERES SU MADRE


 Ayuda a tu pareja a poner nombre a lo que siente o expresar lo que le pasa, para él es muy difícil hablar de emociones, quiere ayudarte pero no sabe cómo, échale un cable en este sentido. Pero sin olvidar que tú eres su pareja no su madre y ayudar no es hacerle todo, pasárle todo y que el no tenga que mover ni un dedo. Tú eres madre de tus hijos. Si actúas como una madre con él te acabará tratando como a su madre  

Trabajo en equipo

Recuerda que con hijos o sin ellos sois un equipo, dos personas diferentes que decidisteis emprender un camino juntos y que ahora una tercera persona va a construir su vida con los cimientos y herramientas que vosotros le suministréis..Os necesita, pero os necesita bien.

Si  con el paso del tiempo, las peleas, los problemas, el estrés o el cansancio, habéis olvidado las razones por la que comenzó toda esta aventura, echad un alto en el camino, y buscad los motivos que os impulsaron a tomar la decisión de pasar una vida juntos.

 

pareja objetivoemocion

Hablad, hablad y hablad, pero sin intentar llevar la razón para demostrarle al otro  que eres más lista, sin  provocar una pelea en la que abanderar el papel de víctima, usar el chantaje o acabar soltando todas las emociones guardadas en la persona a la que quieres.

Hablad con el objetivo de entender porque tu pareja actúa como actúa, con la disposición de dejar marchar aquello que ya pasó y que no te sirve de nada almacenar en el cajón del rencor, con los oídos bien abiertos permitiendo que tu pareja se exprese y se desahogue,  y sobre todo con la intención de buscar soluciones juntos como una familia,  poniendo cada uno lo mejor de si mismo y siendo cada uno  responsable de lo que piensa, siente y hace sin esperar que sea el otro quien lo haga.

 

¿Cómo te sientes tú en tu pareja desde que llegaron los niños ?¿Qué falla?

un abrazo

Noelia