Familias tóxicas. Cómo puedes hacer frente a la Indefensión aprendida

Si formas parte de una familia tóxica y llevas mucho tiempo pasándolo mal, te sientes frustrada, impotente,vulnerable, pero no hay manera de que logres salir de la situación porque tú siempre acabas perdiendo, o sintiéndote perdedora en una batalla familiar en la que tu estado emocional acaba cada vez más dañado, el tema de hoy te interesa.

(Puedes leer el artículo o ? si lo prefieres escucharlo tranquilamente pinchando aquí abajo⬇️ mientras conduces, paseas o planchas la odiosa montaña de ropa)

 

 

 

Familias tóxicas

Tu vida va pasando y la relación con tu familia lejos de mejorar, empeora, cada vez estás más desgastada y sino has caído ya en una depresión o un trastorno de ansiedad será de milagro.

Quieres hacer algo, porque no quieres sentirte así por más tiempo pero tras años de  intentos fallidos,  te has resignado, y has dejado de intentarlo, porque sientes que no puedes  defenderte ni cambiar la situación.

Un pequeño pez en un mar de tiburones. Sientes que estás indefensa y atada de pies y manos 

                                        

De dónde viene esa sensación interior tan devastadora, que tanto daño te hace, has oído hablar alguna vez sobre la indefensión aprendida

 

¿Cómo es una madre tóxica?

Indefensión aprendida ¿Qué es?

Me gustaría que imaginases  un niña pequeña que convive en una familia en la que su madre está deprimida, su padre apenas pasa tiempo en casa y cuando  ambos padres están juntos  no paran de discutir.

Un día en que los padres están  bien la niña recibe besos, abrazos, juegos, atenciones,regalos …..independientemente de los compartimientos que tenga ( dejar los juguetes tirados, ver la tele,chillar, ensuciar la mesa ….etc) pero al día siguiente ante los mismos comportamientos se le castiga, grita, desprecia….. Las consecuencias que le son aplicadas a la niña  no son dependientes de sus actos, dependen de cómo sus padre se encuentren en cada momento.

¿Qué crees que pasará tras años de vivir una y otra vez estás enloquecedoras e incoherentes secuencias emocionales? Pues que la niña aprenderá que ella no tiene ningún poder sobre lo que le sucede, que haga lo que haga, actúe bien o lo haga mal el resultado no dependerá de ella.

 

La indefensión (o vulnerabilidad)  aprendida es un sentimiento interno de impotencia que te hace ver que hagas lo que hagas nada será  suficiente para resolver la situación que te preocupa y dejarás  de intentarlo porque sientes que estás a merced de los acontecimientos. Lo que te provoca niveles altísimos de estrés una ansiedad continuada, baja autoestima, falta de confianza en ti, angustia fija en el pecho,  depresión y una  predisposición a caer en relaciones de dependencia. 

 

 

No tienes el control de tu vida 

Un persona  que está expuesta a estímulos negativos variables no predecibles que escapan de su control, que no siguen ningún patrón estable, y en donde no hay escapatoria posible se vuelve indefensa.

Hace que sientas que no tienes el control sobre tu vida, te paraliza porque has aprendido que solucionarlo no depende de ti y te mantiene en el modo víctima porque crees que no puedes cambiar aquello que no te gusta en tu vida. Te aparecen pensamientos como : Siempre será igual, yo no puedo , no voy a ser capaz….

La indefensión aprendida se da en las familias tóxicas, relaciones tóxicas, mujeres maltratadas, acoso escolar…..etc  desde la niñez   y que si no lo  cambias seguramente te acompañará toda tu vida como un juanete impidiéndote caminar a gusto.

Sentimiento de inferioridad. Ingredientes para recuperar la autoestima

 

 

Mujeres  indefensas 

Y a las mujeres nos afecta el doble ¿por qué ? pues porque desde que eramos niñas se nos ha enseñado a perder en favor del otro lo que es normal que te haga  sentirte indefensa.

Además la vida emocionalmente solitaria en las ciudades, junto con una familia tóxica- egoísta- demandante,  la competitividad, la autoexigencia, la deseada conciliación engañosa son factores que junto con la indefensión aprendida creen un estofado de :

¡No puedo más, por favor que alguien me ayude!

Y ésto es uno de los principales motivos por los cuales  por muy mal que lo estés pasando dentro de una familia tóxica ( de una pareja, trabajo, amistad…..)por mucho que te humillen, maltraten, agredan, abandonen, exploten o te hagan sufrir  te quedas parada sin hacer nada, sin encontrar soluciones efectivas que te beneficien. Y acabas metida en una rueda de hámster de la que no tienes ni idea  de cómo salir .

Las personas de tu entorno que te quieren, y que ven la situación desde lejos, que te ven pasarlo tan mal,  se preguntan  extrañadas cómo puedes aguantar vivir así, cómo es posible que con lo que vales no hagas nada, cómo es posible que te quieras tan poco.

Y la respuesta es : Indefensión aprendida. No buscas una solución verdadera, porque has aprendido a estar indefensa.

 

¿Qué puedes hacer? 

Una vez que has logrado encontrar el porqué de lo que te pasa llega el momento de limpiarse el barro de cara y ponerse el traje de batalla, porque ya no eres una niña indefensa que depende del amor de sus padres, eres una persona adulta que has llegado hasta aquí pasándolo a veces muy mal, pero estás aquí y eso es lo que realmente importa.

Eres una luchadora, y no puedes conformarte con algo que está claro que no funciona y que te hace daño.

Por eso querida mía hoy quiero que te plantees pasar a la acción porque realmente si quieres hacer algo para desaprender la indefensión aprendida tienes dos opciones principales y nadie puede elegirlas por ti:

 


 

1️⃣  PONERTE MANOS A LA OBRA Y HACER ALGO

Terapia, cursos, programas, talleres,  formaciones, flores de bach.…Y cualquier recurso formación o terapia que te ayude a  tomarte en serio tu vida, tu bienestar, tu recuperación y trabajar muy duro para recuperar la confianza en ti misma, aumentar tu autoestima, tu empoderamiento emocional  y en definitiva creer en ti, en tus capacidades.

2️⃣  NO HACER NADA

Seguir igual por siempre jamás, quejarte pero no hacer nada, empezar terapias y dejarlas a medias…volver a los mismo una y otra vez, esperando un milagro o  que sea el otro el que cambie, o lo resuelva.

 


De la dependencia a la autosuficiencia emocional. ¡Empodérate!

 

En resumen no es que sientas que no puedes porque realmente no puedas, porque necesites a alguien para hacer frente a los acontecimientos de tu vida,  o porque seas más débil que el resto de la humanidad, sino porque durante tanto tiempo de tu vida te  lo han hecho creer que piensas que no puedes, pero tienes que dejar de pegarte cabezazos contra el mismo muro o nunca parará de dolerte la cabeza. 

 

No le des el poder de manejar tu vida a nadie , sea tu madre, tu padre o el ministro de asuntos interiores.Vuelve a creer en ti.

Recuerda que tú eres quien tiene todas las respuestas  y es necesario que emprendas un viaje hacía tu interior para  poner orden al caos interno, reciclando lo que ya no te sea útil y potenciando lo mejor que hay en ti. Para ello he creado el workbook de empoderamiento emocional 

Ahora me gustaría que me contases con sinceridad tu experiencia ¿Te sientes  indefensa ante tu familia?

 

Noelia

ELLA : HISTORIA DE UN AMOR TÓXICO

amor toxico empoderamiento emocional

Nos preocupa que los adolescentes estudien, sean responsables, no se droguen, no tengas embarazos no deseados…Pero somos incapaces de enseñarles que valen, que valen mucho, que son únicas y que tienen que estar con alguien que les haga felices que les valoré, darles confianza para que nos cuenten lo que está pasando 

Amor toxico

Quiero que leas esta historia:

Ella tenía 15 años, no era guapa, ni fea pero cuando ella sonreía iluminaba el lugar en el que se encontrase, era algo torpe e insegura, su autoestima no estaba alta porque veía más sus fallos que sus virtudes y de repente llegó él… Un chico mayor, moreno y atractivo que la hacía sentir guapa. Ella no había estado nunca con ningún chico, nadie le había explicado como le tenía que tratar un chico, nadie le había dicho que a su lado necesitaba a alguien que sumase no que restase

Sólo le habían hablado de las relaciones sexuales y que tenía que protegerse pero nadie le habló de protegerse a nivel emocional.

Así que empezó con ese chico sin saber que esperar con una gran incertidumbre pero con la alegría del primer amor. Lo daba todo por él se entregaba al máximo y el primer año fue maravilloso. Poco a poco él empezó a hacerle ver sus fallos, en ocasiones los exageraba sobre todo delante de los demás. Ella iba perdiendo confianza en sí misma y aunque todavía su sonrisa todavía era sincera ya no sonreía como antes. Los fueron creciendo y madurando pero su relación no creció con ellos.

Él hacía lo que quería, estaba con otras chicas, la engañaba, la mentía. A ella se le comían los celos aunque no quería ver la realidad, se culpaba de que su relación no fuese bien.

 

¿Harta de enamorarte de príncipes azules que con el tiempo destiñen?¿De coleccionar sapos egoístas que van a su rollo? ¡Pues mira este curso que ya vale de pasarlo mal!

 

Tras 4 años de relación, la pareja discutía día sí y día no, se hacían daño el uno al otro, se espiaban en las redes sociales, sus móviles…. Ella se sentía tan mal que en alguna ocasión llegó hasta autolesionarse pero ella no hablaba con nadie, no tenía confianza en nadie para contarle lo que estaba pasando, tampoco sabía hasta que punto era normal o no ese tipo de relación, porque nadie le había explicado.

El último año de unión fue un infierno para ambos, pero ninguno rompía la relación, bien por costumbre, por rutina… se querían pero no era un amor sano, no sabían lo que implicaba una relación, ni como les tenía que hacer sentir.

Un buen día, ella conoció a otra persona, un chico que le hacía sentirse bien, la valoraba, resaltaba sus virtudes y se divertían. Ella fue descubriendo que lo que hasta ese momento había pensado era una relación de pareja normal no lo era, que ambos se estaban haciendo daño y que no era bueno para ninguno de los dos bueno.

Tras más de 6 años de relación, rompió con su primer amor, su sonrisa ya casi no brillaba, no se sentía segura de nada de lo que a continuación  pasaría. Había conocido a ese chico pero no quería que volviesen a hacerle daño, tenía miedo, no creía que nadie la fuese a querer de verdad….

Poco a poco ese chico se fue ganando su corazón, fue demostrándole que le gustaba por como ella era, porque era una chica que merecía la pena que valía la pena conocer y querer y poco a poco su sonrisa volvió, empezó a sonreír de nuevo de verdad, era feliz. Y un día un buen amigo le dijo: “Hacía 6 años que no te veía sonreír de verdad” y ella fue aún más feliz porque sabía que pasase lo que pasase con esa relación, durase o no había descubierto como era una relación sana y cómo era estar con alguien que sumase y no restarse.

 

El libro de ejercicios emocionales que necesitas para empezar a quererte PINCHA AQUÍ  (formato digital o en papel) 

 

En la historia hay un final feliz, pero no siempre es así, las relaciones de pareja tóxicas son más habituales de lo que pensamos y hay chicas o mujeres, heridas en su interior  que repiten una y otra vez los mismos patrones.O incluso se producen relaciones de violencia de género, no estás sola, busca ayuda.

¿Has vivido en una relación de pareja así? ¿Cómo lograste salir?

 


ROSANA .

Trabajadora social y experta en empoderamiento femenino