Publicado el 2 comentarios

¿Estás esperando que tu pareja cambie? Expectativas

Cuando hablamos de expectativas, nos referimos a esa esperanza o posibilidad de conseguir algo. En muchos casos en referencia a la pareja por ejemplo es cuando esperamos que cambie o que realicen acciones que nunca llegan.

 

En fechas como San Valentín, me gusta hablar de expectativas porque a veces también somos muy exigente con el tema regalos, sin valorar lo que realmente es importante en nuestra relación u olvidamos otros momentos, que sin ser una fecha especial, nuestra pareja nos ha hecho algún detalle y no lo tenemos en cuenta. También me gustaría puntualizar la importancia de valorar los detalles ordinarios, como yo los llamo, es decir, aquellos que se hacen de una manera espontánea y  habitualmente.

Al estar acostumbradas dejamos de valorarlos y para lo que ti es algo normal para otras personas es algo extraordinario.Esto no quita que te guste recibir regalos en estos días especiales, o que tú le des una importancia especial, por el motivo que sea. Lo importante es ser consciente de todo ello. Que lo comuniques a tu pareja y si para él está bien que así lo cumpla, y si no, no enfadarnos por ello.

El amor no es de un día, si no del día a día.

Expectativas como mujer

En general, como mujer nosotras mismas actuamos en base a lo que se espera de nosotras. Solemos ser las que mayor carga tenemos en el hogar, esto no quiere decir que nuestra pareja no nos ayude. Como madre, somos las cuidadoras tanto de nuestros hijos como a veces de nuestra pareja.Esto hace que tengamos mucha presión, que repito, muchas veces somos nosotras mismas la que nos la ponemos, creamos este rol desde un principio en la relación y romper con el mismo es difícil para nosotras y según el tiempo que haya pasado también puede desestabilizar a la otra persona.

 

¿Quieres que tu marido ayude en casa? DÉJALE QUE LO HAGA ÉL

 

Pero nunca es tarde y no hay nada que una buena conversación desde lo que sentimos y queremos no pueda solucionarlo. Pero sobretodo actuar en base a lo que deseamos. Por ejemplo repartición de tareas y preocupaciones.

 

 


Expectativas sobre la pareja 

Las expectativas sobre nuestra pareja suele ser un gran desencadenante de conflictos. Sobre todo porque muchas veces esperamos algo, que ni siquiera verbalizamos, la otra persona no es conocedor y si no ocurre, nos enfadamos, decepcionamos, etc. Existen diferentes formas de tener expectativas en al pareja, es decir, podemos tener altas expectativas, bajas expectativas o nulas. Lo ideal encontrarnos en una zona de equilibrio.

Si somos conscientes de cómo funcionan las expectativas en la pareja, sin culparnos por cometer errores por tener alta, bajas o nulas expectativas.

 

  • Altas expectativas

Estas suelen ser las más comunes en las relaciones de pareja. Soñamos con que hagan determinadas cosas o que se comporten de una manera u otra. Pero esto es únicamente un pensamiento que no es real y probablemente jamás se cumpla. Podemos echarle la culpa a las películas de Disney pero ahora nos toca hacernos responsables, ser consciente de ello y bajar a la tierra.Esto nos ocurre cuando somos muy exigentes, y aquí es donde yo me encontraba, nada era suficiente, siempre podía hacer más.

Por ejemplo, cuando conocí a mi pareja fumaba, y yo en aquel momento no le dí importancia y de manera inconsciente pensaba que algún día lo dejaría. Con el tiempo esto no sucedió y a mí era algo que me molestaba. En el momento que empiezo a recriminar este comportamiento surge los conflictos. Pero mi pareja no ha cambiado. Pero mis expectativas no se han cumplido, soñando que cambiaría ese hábito. Ser consciente de ello, hace que pueda aceptarlo, dejarle que el decida cuando este bien para él, si es que algún día lo está el dejarlo. Siempre que esto no sea un tema tan importante para mí que no pueda seguir con la relación obviamente. Por ello, es importante ser consciente de lo que es importante para nosotros en una relación y lo que somos capaces de soportar y lo que no.

 

  • Bajas expectativas

Si pensamos que tener altas expectativas en nuestra relación es negativo, tenerlas bajas lo es aún más. Estas se dan cuando no esperamos nada de la relación ni de la otra persona. Esto suele suceder cuando mantenemos una baja autoestima. Nos conformamos con la relación sin esperar nada más, aceptando todo lo que hay en la relación aunque no nos haga felices, lo que nos puede llevar a mantener relaciones toxicas.Es cierto que en las altas expectativas exigimos mucho a la otra persona pero tampoco es cuestión de exigirle menos de lo que realmente merecemos. Si te valoras, no permitirás recibir menos y poder romper con una relación que no te está haciendo ningún bien.

 

  • Nulas expectativas

Cuando no hay expectativas de ninguna manera no sabemos lo que queremos.Es importante saber lo que se quiere para tomar el camino. Si nos dejamos llevar según sople el viento, nos dejaremos llevar por la vida sin estar felices completamente.Entrar en una relación sin saber lo que quieres, lo que es importante para ti y lo que no puede hacerte mucho daño a ti y a la otra persona.

Hay que ser conscientes de las altas expectativas y de las bajas en las relaciones y conseguir mantenernos en un punto medio.Es importante saber lo que quieres, pero sin ser muy exigente, es decir de una manera flexible pero sin pasarnos hasta el punto de soportar cualquier comportamiento que pueda dañarnos.

APRENDE CÓMO PONER LÍMITES PARA TENER UNA RELACIÓN DE PAREJA SANA

 

Manos a la obra… Ejercicio

Un ejercicio que alguna creo que he explicado y que a mí me gusta mucho es establecer una lista con tus límites.

Es decir todo aquello que si sucede o no en la relación se dejaría al instante. Para ello una vez que se tenga hecha la lista se debe compartir con tu pareja para que sea consciente y conocedor de lo que para ti es importante.Para la construcción de esta lista es muy importante que tu también la cumplas, no tendría sentido por ejemplo que un límite sea la infidelidad y tu ser infiel.

Puedes hacer otra lista con cosas que quieres tener en tu relación, eso sí teniendo en cuenta que esta debe ser flexible, mientras la otra lista no es negociable.

 

¿Cuánto tiempo llevas esperando un cambio que nunca llega? ¿Qué expectativas tienes con tu pareja?¿Y contigo misma?

 

 

Jesica Terrón